Comedores escolares: precios y claves para elegir bien

Para muchos padres, elegir el colegio de sus hijos se convierte en una de las decisiones más complejas de tomar en la vida familiar. Que si mejor cerca de casa, que si bilingüe, que si público, concertado o privado, que si los compañeros de clase serán buenos… Eso marca unos meses de visitas y charlas a los centros e innumerables formularios y listas hasta saber en qué colegio ingresa el menor. Uno de los factores que también tienen gran peso en la decisión suelen ser los comedores escolares.

En una sociedad que cada vez más se preocupa por lo que come, la alimentación de los niños ha pasado a ser motivo incluso de debate entre padres y nutricionistas. Galletas, zumos, bollerías y los alimentos procesados en general están cada vez peor vistos y los padres tienen a buscar comedores escolares en los que los niños tengan una alimentación equilibrada. Pero, ¿cómo elegir el adecuado? Aquí tienes unas claves que te pueden ayudar.

Precios de los comedores escolares

comedores escolares

Al elegir si el niño se queda o no a comer en el colegio, en el caso de que haya elección y no sea una decisión impuesta por el horario de trabajo de sus padres, el precio es un elemento a tener en cuenta ya que supone un desembolso cada mes. Aunque existen becas comedor que lo hacen más llevadero. La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa) publicó para el pasado curso escolar, 2018-2019, un informe en el que se recogían las comunidades autónomas donde son más caros y más baratos los comedores escolares. Donde menos se pagaba era en Canarias y Melilla, donde el gasto era de 3 euros al día. Al otro extremo se situaba Islas Baleares con un precio de 6,50 euros cada jornada. La seguían de cerca Navarra, 6,25 euros, y Cataluña, 6,20 euros.

Otra de las claves a tener en cuenta a la hora elegir bien el comedor escolar es si se cocina en el centro o si la comida proviene de una empresa externa. En este último caso, los alimentos vienen ya preparados en bandejas que simplemente se calientan en el centro escolar. Cumpliendo ambos con las medidas necesarias, una opción no es mejor que la otra. Ya es cuestión de gusto de los padres. Lo que tienes que hacer es pedir varios menús semanales de cursos pasados y ver qué tipo de platos ofrecen. Lo ideal es un primero y un segundo en el que se alternen carne, pescado y huevos con una guarnición y verduras. Además de pan, agua y una fruta de postre o un lácteo una vez a la semana, según explicó la directora de Información y Divulgación Científica de la Fundación Española de Nutrición, Teresa Valero, a El País.

Además de la alimentación, en los comedores escolares es muy importante el ambiente, para que el niño tenga un entorno favorable en el que comer. Piensa en ti mismo, ¿te gusta comer mirando dos platos en una bandeja en una mesa larga o prefieres ir comer en una mesa más pequeña mientras hablas con los compañeros de trabajo? Al fin y al cabo los niños son personas en miniaturas y a veces se olvida ponerse en su piel para decidir por ellos.

El inicio del curso escolar supone un momento delicado para la economía familiar debido a todos los gastos que conlleva. Para poder afrontarlos cómodamente, puedes pedir un préstamo a Monedo Now y devolverlo los siguientes meses en cuotas personalizadas según tu situación financiera.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.