Obsolescencia programada: cuánto va a durar tu móvil nuevo

Los lectores de más edad recordarán esas televisiones grandes sin mando a distancia que poblaban las casas de los españoles hasta hace unas décadas. Esas en las que para cambiar de canal había que levantarse del sofá. Y como, con la llegada de otras nuevas con mando a distancia, miraban con cierta envidia a los que se las compraban.

Pero claro, en muchos casos tocaba esperar a que se estropeara la vieja, por aquello de no malgastar. El problema era que esas teles parecían no estropearse nunca, por mucho que algún miembro de la familia lo deseara. Es uno de los ejemplos que salen a relucir cuando en una conversación entre amigos se habla de que parece que los electrodomésticos de antes duraban más. Y no solo es que lo parezca, es que tiene una parte de verdad. Los de ahora hay que cambiarlos con mayor frecuencia, por no hablar de los móviles, tablets u ordenadores. Aquí surge el término obsolescencia programada. Pero, ¿qué es y a qué hace referencia?

La obsolescencia programada es la vida útil que una empresa le da a un producto

Este término se popularizó en Estados Unidos a mediados del pasado siglo y el diseñador industrial Brooks Stevens lo definió como: «instalar en el comprador el deseo de poseer algo un poco más nuevo, un poco mejor, un poco antes de lo necesario». La obsolescencia programada es la vida útil que una empresa le da a un producto, tras la cual este se quedará obsoleto y será necesario que sea sustituido por uno nuevo.

Obsolescencia programada

Deja por un momento tu papel de consumidor y ponte la chaqueta de empresario. Si fabricaras lavadoras, por ejemplo, ¿querrías vender una por hogar cada 30 años o preferirías que tuvieran que cambiarla a los 15? Ahora ponte la sudadera de magnate de una empresa de teléfonos móviles. A la velocidad que avanza la tecnología, ¿no intentarías que una persona se comprara cada año, o cada dos a los sumo, un nuevo terminal con las últimas prestaciones? Vivimos en una sociedad que corre hacia lo novedoso. En la que cada lanzamiento de un nuevo modelo de Apple o Samsung se vive por muchos como una experiencia que seguir en directo a través de internet, como si en lugar de un acto de promoción se estuviera asistiendo a un gran descubrimiento científico.

¿Cuál es la obsolescencia programada para un ‘smartphone’?

Luego, por supuesto, existen las personas que se conforman con que sus teléfonos les sirvan para hablar y mandar algunos mensajes. Pero ellos también son carne de obsolescencia programada, porque aunque no quieran, se verán obligados a cambiar sus terminales cada cierto tiempo. De hecho Apple no tiene dudas en afirmar que la vida útil de sus dispositivos con sistema operativo iOs es de un máximo de 3 años. A partir de ahí todo serán complicaciones porque no se actualizará y el terminal se irá quedando obsoleto. En general los smartphones no suelen durar más de 2 o 3 años, y no solo por la obsolescencia programada, sus baterías se van desgastando por el uso y hacen que a partir de ese tiempo ya no estén en su capacidad óptima.

Los dispositivos móviles de Apple tienen una vida útil de un máximo de 3 años

Lo que tienes que pensar antes de cambiar de teléfono móvil es si realmente te merece la pena gastarte ese dinero o es solo un capricho. Hay veces que un mal golpe acaba con el terminal hecho añicos, así que no queda de otra. Pero si es por tener el último modelo simplemente por gusto, mira primero tu cuenta corriente. Si en el momento de cambiar no tienes disponible la cantidad y necesitas dinero rápido para pagarlo, puedes pedir un préstamo en Monedo Now y lo tendrás directamente en tu cuenta bancaria online.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.