La nueva ley hipotecaria en 10 claves

Desde el pasado mes de junio está en vigor una nueva ley hipotecaria que te conviene conocer casi al dedillo si andas enfrascado en el proceso de pedir este tipo de préstamo. Una decisión que, para qué vamos a engañarnos, va a condicionar muy posiblemente tus próximas décadas. Así que teniendo en cuenta la importancia, presta atención a las siguientes 10 claves sobre la Ley de Crédito Inmobiliario.

  1. Objetivo. Con la nueva ley hipotecaria se pretende que no se llegue a la situación que se vivió en España a raíz del estallido de la burbuja inmobiliaria con desahucios casi a diario, ciudadanos hipotecados por encima de sus posibilidades y clausulas suelo escondidas en la letra pequeña de los contratos. Está pensada para proteger más al consumidor.
  2. Más información. Precisamente para que la persona que va a firmar la hipoteca sepa bien lo que firma, el banco dará al cliente 10 días para que lea la información contractual y consulte con algún asesor si tiene dudas.
  3. El papel de los notarios. Señalados por parte de la sociedad como parte del problema por no hacer su trabajo diligentemente, ahora los notarios estarán obligados a informar gratuitamente al consumidor de las dudas que le surjan y asegurarse de que este comprende claramente lo que está firmando.
  4. Historial crediticio. Otro de los graves problemas que salieron a relucir con la llegada de la crisis es que los bancos habían concedido hipotecas a clientes sin la capacidad para afrontarla. Con la nueva ley hipotecaria, las entidades tendrán que evaluar en profundidad la solvencia de la persona que pide el préstamo teniendo en cuenta sus ingresos presentes y los previsibles en el futuro, por si va a poder seguir manteniendo el nivel de pagos. Será obligatorio también consultar el historial crediticio del solicitante en la Central de Información de Riesgos del Banco de España.

Ventajas para el cliente con la nueva ley hipotecaria

nueva ley hipotecaria

5. Menos gastos. La nueva ley hipotecaria recoge que todos los gastos derivados de la hipoteca, como pueden ser la notaria, el registro, el impuesto de Actos Jurídicos Documentados y la gestión, correrán a cuenta del banco. El cliente solo deberá pagar la tasación de inmueble.

6. Coto a los productos vinculados. Hasta ahora era una práctica muy habitual de los bancos obligar a sus clientes a contratar otro producto, por lo general un seguro, para concederle la hipoteca. La norma actual prohíbe esa obligación aunque sí permite que se comercialicen estos productos cruzados si la entidad demuestra que es una oferta beneficiosa para el solicitante.

7. Cláusulas suelo. Otro concepto que resonó con fuerza en los años más duros de la crisis. La nueva ley hipotecaria las elimina aunque aclara que el interés mínimo es un 0%, no podrá ser negativo por mucho que baje el Euribor.

8. Desahucios. Antes se podía iniciar el proceso de ejecución al producirse el impago de tres cuotas, ahora se sube hasta 12 o el 3% del capital concedido si se está en la primera mitad del préstamo. Para la segunda, deben ser 15 las cuotas incumplidas o el 7%.

9. Dación en pago. Esta solución muy demanda por ciertos sectores de la sociedad no se ha recogido como tal en la nueva ley hipotecaria. Lo que sí aparece es la opción de realizarla siempre que se pacte entre la entidad y el cliente.

10. Amortización. Baja el coste de amortizar anticipadamente la hipoteca. En las de tipo fijo se reduce a la mitad y se sitúa en el 2% durante los 10 primeros años y en el 1,5% para el resto. Cuando sea de tipo variable, el cliente deberá elegir el tipo de amortización a 3 o 5 años. En este caso las comisiones serán del 0,25% o del 0,15% respectivamente.

Aunque los gastos para pedir una hipoteca se han reducido considerablemente es posible que no tengas liquidez para afrontar el pago de la tasación. En ese caso puedes pedir un préstamo de una forma muy sencilla en Monedo Now y tendrás el dinero disponible en tu cuenta bancaria muy rápidamente.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.