Deudas con la Seguridad Social: Cómo afrontarlas

Ser autónomo no es fácil y la posibilidad de contraer deudas con la Seguridad Social es un peligro que acecha constantemente. Y es que hay que contemplar los infortunios e inconvenientes que traiga consigo la rutina diaria como por ejemplo, los impagos y los retrasos en los cobros de los servicios prestados a los clientes, o también una inversión de urgencia imprevista el mes de menos facturación. Y es entonces cuando, en el momento menos esperado, las cuentas con la Tesorería de la Seguridad Social se ponen en números rojos.

Las deudas con la Seguridad Social pueden ser de varios tipos, aunque los principales adeudos de empresarios y autónomos vienen generados por el impago de los Seguros Sociales de los trabajadores y el de la cuota de autónomos. En cualquiera de los dos casos hay consecuencias.

Las deudas con la Seguridad Social generan recargos en la cuota de autónomos que van desde un 3% desde el primer día de retraso hasta el 20% a partir de los tres meses

La primera, pagar la multa correspondientes por el impago o los retrasos, que son directamente proporcionales al tiempo que tarde en realizarse el abono y van desde un 3% de recargo desde el primer día de retraso, hasta un incremento del 20% de la cuantía por una demora superior a tres meses. En última instancia, si nunca llegara a liquidarse pasivo, podría producirse el embargo de los bienes de la empresa o el autónomo para hacer frente al descubierto y se incluirían los datos de la persona deudora en el fichero de morosos denominado FIJ (Ficheros de Incidencias Judiciales).

Deudas con la Seguridad Social por impago de Seguros Sociales de los trabajadores

Esta situación ocurre cuando autónomo o empresa no realiza el pago de los Seguros Sociales de sus trabajadores y se conoce como ‘situación de descubierto’. Se produce cuando, o bien no se pagan los citados seguros de los empleados, o se pagan fuera de los plazos establecidos.

Si un empresario incurre en deudas con la Seguridad Social, desde el primer día de retraso es el responsable de afrontar todas las prestaciones que correspondan a sus empleados

En este caso, toda la responsabilidad recae sobre el empresario. Hasta el punto que, desde el primer día en que se produzca la deuda, será él quien tenga que hacer frente a todas las prestaciones que le correspondan a sus empleados.

Deudas con la Seguridad Social por el impago de la cuota de autónomos

deudas con la Seguridad SocialLas principales consecuencias de no abonar la cuota de autónomos o retrasarse en el pago (además de las citadas recargas en el precio), son la pérdida de las prestaciones correspondientes por baja o incapacidad laboral en primer lugar, y problemas para cobrar la pensión o descuentos en la cuantía que correspondiera a quienes se encuentren en situación de jubilación.

Aunque la Seguridad Social permite la solicitud de aplazamientos para hacer frente a las deudas con su Tesorería (por supuesto, con sus correspondientes multas en función del plazo de dilación), estos impagos siempre suelen traer consigo una inspección de la empresa o de las aportaciones del autónomo, que pueden acarrear consecuencias peores.

Además de la cuota de autónomos y los Seguros Sociales de los empleados, se pueden contraer deudas con la Seguridad Social por impago de IVA e IRPF

Además, como ya explicamos en el post ‘Manual de autónomos para dummies’, también es conveniente estar al día con los pagos del IVA y el IRPF, que también son generadores de deudas con la Seguridad Social. La cuestión es, en la renta para autónomos, ¿qué gastos se pueden deducir? Hay varios. Entre otros, la citada cuota de autónomos, el IVA o los gastos bancarios, solo por citar algunos.

Y si a pesar de las deducciones y los aplazamientos sigue siendo un problema el cuadrar cuentas con la Seguridad Social, siempre se puede recurrir a los préstamos para autónomos, que concede Monedo Now de forma completamente confidencial y online, y sin moverse de casa.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.