Todo lo que debes saber antes de pedir un préstamo familiar

Una de las certezas que ha dejado en España la gran crisis económica de los últimos años es que la familia es un pilar fundamental donde apoyarse en los peores momentos. Sin esa ayuda de los seres más próximos, muchos serían los españoles que no hubieran podido pagar una cuota de la hipoteca o llegar a final de mes. Son muchos los casos de padres que han dejado dinero a sus hijos para afrontar gastos puntuales. Pero ¿qué pasa cuando se necesita más que una pequeña cantidad? Para esas circunstancias existe el llamado préstamo familiar, en el que un pariente deja dinero a otro generalmente en condiciones más ventajosas que los bancos. Si estás pensando en formalizar un crédito de este tipo a continuación tienes todo lo que debes saber antes de hacerlo.

Como ha quedado señalado anteriormente, mediante un préstamo familiar, un pariente, usualmente un progenitor, deja dinero a otro, generalmente un hijo, a condición de que se lo devuelva mediante cuotas en un determinado periodo de tiempo. Este tipo de crédito tiene la ventaja de no tener que acudir a un banco que en los últimos años eran más reticentes a prestar dinero. Además normalmente no se cobran intereses, lo que supone un ahorro para el deudor.

Cómo formalizar un préstamo familiar

préstamo familiar

Lo primero que se tiene que hacer es formalizar el préstamo familiar con un contrato. Un documento en el que se recoja la cantidad prestada, las cuotas que se establecen, el vencimiento del crédito y que ocurre si no se devuelve a tiempo. Puede ser un contrato entre particulares si no se quiere pagar al notario. En la página web de la OCU se puede encontrar un documento estándar que puede servir de base.

Es muy importante que quede reflejado si el préstamo familiar tiene o no intereses para no tener problemas con Hacienda. Si no hay intereses, ninguna de las dos partes debe pagar nada al fisco. Pero si el prestamista cobra por dejar el dinero, entonces sí que tendrá que declararlo a Hacienda como rendimiento del capital mobiliario.

También es importante que se pueda demostrar que el préstamo familiar se ha devuelto, por ejemplo mediante un comprobante de la transferencia, y que este tenga un plazo de devolución razonable. Esto es para que le quede claro a Hacienda que lo que se está realizando es un crédito y no una donación encubierta para evitar pagar impuestos.

Del mismo modo, aunque no hace falta pagar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados porque está exento, durante el mes posterior a la firma del contrato hay que ir a una oficina liquidadora de Hacienda para presentarlo junto con el modelo 600. Un trámite para que a la Administración le quede constancia del acuerdo.

Además, así ambas partes se aseguran de que todo es legal y queda recogido por escrito para evitar problemas en el futuro. Y es que antes de pedir un préstamo familiar tienes que pensarte bien las consecuencias que puede tener, por si acabará teniendo repercusiones con tus seres queridos. Del mismo modo, el prestamista debe ser consciente de que dejar un dinero no le da derecho a inmiscuirse en los asuntos económicos del deudor. A veces no es fácil separar la familia y el dinero, tenlo en cuenta.

Si prefieres mantener a tu familia separada de tus cuestiones financieras, siempre tienes la opción de pedir un crédito en Monedo Now y tener el dinero a los pocos minutos en tu cuenta solo siguiendo un sencillo proceso.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.