Qué es el índice de empleabilidad y cómo mejorarlo

De un tiempo a esta parte suena con fuerza en los círculos empresariales y en los medios de comunicación la palabra empleabilidad, que según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es la «aptitud de la persona para encontrar y conservar un trabajo, para progresar en él y para adaptarse al cambio a lo largo de la vida profesional». Nuestro índice de empleabilidad o lo que es lo mismo, nuestra capacidad para tener trabajo, depende de los conocimientos, las cualificaciones y los comportamientos de cada individuo, de cómo los maneja y cómo los presenta al empleador.

En este sentido, se distinguen dos tipos de empleabilidad:

  • Interna: se refiere a cómo se ajusta el trabajador a las necesidades y el ecosistema de la empresa.
  • Externa: hace referencia a la adaptación del empleado con las demandas del mercado laboral.

Conocer nuestro índice de empleabilidad puede ayudarnos a localizar qué capacidades tenemos que desarrollar más para poder encontrar nuestro lugar en el mercado laboral o, en el caso de tener trabajo, a encontrar uno mejor.

Cómo mejorar nuestro índice de empleabilidad

Son varias las variables que influyen en nuestro índice de empleabilidad, pero según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) hay dos factores principales que la pueden perjudicar: tener unas competencias básicas escasas y un número de opciones de aprendizaje insuficiente.

Por otro lado, los parámetros a tener en cuenta para mejorar nuestro índice de empleabilidad son tantos como expertos opinen al respecto, si bien todos coinciden en siete puntos que resultan fundamentales. Tomando como referencia el portal ‘Mi primer empleo’, EAE Business School y la Universidad Rey Juan Carlos, los factores a tener en cuenta a la hora de conseguir un empleo son:

  1. Competencias académicas: Cuantas más tengamos, mejor. Más posibilidades tendremos a la hora de encontrar trabajo y, por tanto, mayor será nuestro índice de empleabilidad. Hoy en día, además de una carrera universitaria, tiene más posibilidades de ser contratada una persona que además tenga cursos, algún máster y estudios de postgrado.
  2. empleabilidad sIdiomas: Además del inglés, que actualmente resulta imprescindible en muchos empleos, está altamente valorado hablar chino, alemán y portugués, aunque cualquier otra lengua extranjera será siempre bienvenida en una entrevista de trabajo. Dos puntos, este y el anterior, que además de una inversión de tiempo conllevan un gasto de dinero. Afortunadamente, existen soluciones como los créditos online de Monedo Now, cuya cartera de productos abarca desde los préstamos sin nómina a los préstamos sin aval, pasando por los préstamos con Asnef, que ayudan a financiar estos estudios.
  3. Capacidad de aprendizaje y adaptación: Desde la entrada en escena de las nuevas tecnologías de la información cada vez es más importante saber adaptarse a los entornos digitales y las herramientas que van apareciendo.
  4. Movilidad y flexibilidad horaria: Cada vez más empresas demandan capacidad para adaptarse a horarios de turnos o a viajar asiduamente.
  5. Tener una buena red de contactos: Cuantas más personas conozcas, más recomendaciones podrás tener. Lo lleva directamente al siguiente factor.
  6. Habilidades personales: Saber gestionar y presentar bien las habilidades personales de comunicación, empatía, liderazgo y toma de decisiones, junto con buenas recomendaciones, mejora mucho el índice de empleabilidad.
  7. Tener una buena marca personal: Tener un buen currículum, ser activo en LinkedIn, mostrar intereses atractivos en Facebook e Instagram, participar en eventos y hacer networking te ayudará a conseguirlo.
  8. Ser consecuente: Ser siempre conscientes de dónde estamos (en paro, trabajando), hacia dónde vamos (qué trabajo, seguir o cambiar de empresa) y adónde nos gustaría ir (qué queremos conseguir). Y no olvidar que nuestro índice de empleabilidad está influenciado por factores externos que no se pueden controlar, como el momento que atraviese el mercado laboral.

Además de todo esto, presentar un currículum visualmente atractivo y una carta de presentación también te ayudarán a entrar y moverte con facilidad en el mercado laboral.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.