Por qué está de moda la bicicleta eléctrica

Es un hecho: la bicicleta eléctrica está de moda, y no solo porque en algunas ciudades europeas se haya convertido en un nuevo medio de transporte municipal, como BiciMad en Madrid –que cuenta con una flota de algo más de 2.000 bicicletas–, sino porque el uso de bicicleta eléctrica tiene muchos atractivos y ventajas asociadas. Aquí te las contamos:

  1. Favorece al medio ambiente: La bicicleta eléctrica es un medio de transporte no contaminante, característica que la hace especialmente atractiva cada vez más concienciada con el cambio climático y la salud del planeta. Además de no emitir humos, no genera atascos y no tiene un claxon estridente, lo que redunda en una disminución de la contaminación acústica y, por tanto, del estrés de las grandes urbes. La ciudad se convierte en un espacio amable y vivible.
  2. Permite hacer ejercicio por poco dinero: Cada vez que la usamos estamos haciendo deporte, puesto que tenemos que pedalear para que se accione el motor (que consiguientemente dejará de funcionar cuando dejemos de pedalear).
  3. Pero no te derrota en las cuestas: El motor que llevan incorporado soluciona el problema de las pendientes que hacían desaconsejable el uso de las bicis en muchas ciudades, como por ejemplo Madrid. Además, esta asistencia eléctrica implica que los músculos y las articulaciones apenas tengan que esforzarse, por lo que es un medio perfecto para personas con artritis o problemas de ligamentos.
  4. Es el medio de transporte ideal para las ciudades: Más allá de que su aparcamiento es mucho más fácil y barato que el de un coche, moverse en bicicleta eléctrica es una garantía de no sufrir atascos.
  5. Es divertido: Nos desplazamos al aire libre y, si queremos, podemos ir en grupo sin perjuicio de la forma física de cada uno, ya que los motores suplen las fuerzas que faltan para que todo el mundo pueda ir a la misma velocidad.

Pese a ser utilizada en las ciudades más que en cualquier otro terreno, la bicicleta eléctrica tiene otros muchos usos y por ello se han desarrollado también varios modelos. Según explican en el blog Terreno Deportivo, podemos encontrar bicicletas eléctricas de paseo, bicicletas eléctricas de carretera o de montaña. “Cada una de ellas con unas características distintas y adaptadas al entorno en el que se desenvuelven”, explican. Y luego añaden: “La más utilizada es la e-bike de paseo, especialmente para usos urbanos”.

La bicicleta eléctrica, en números

Las bicicletas eléctricas incorporan un pequeño motor eléctrico de alrededor de 250 watios, un elemento que, añadido al material de fabricación, eleva el peso de las bicicletas eléctricas a aproximadamente 20 kilos (nunca pesará más de 40 kilos). No obstante, según el periódico online Es Diario, “fabricantes como Orbea se muestran convencidos de que la innovación permitirá ir reduciendo el peso hasta llegar a los 12 o 13 kilos”.

bicicleta_eléctrica_s

La energía le es suministrada por una batería, que según Terreno Deportivo “es recomendable que sea de ión o litio, ya que son las más ecológicas”. La velocidad máxima de una bicicleta eléctrica nunca debe superar los 25 km/h.

Por otro lado, una bicicleta eléctrica cuesta entre 2.000 y 3.500 euros, según Es Diario. Un precio visiblemente más bajo que el de un automóvil, gastos de mantenimiento a parte: mientras un coche necesita seguro, gasolina, revisiones… una bicicleta eléctrica apenas genera gastos. Según El Mundo, “el coste por 100 km de una bicicleta supone 0,25 euros”.

Sin duda, son unos números que invitan a invertir en su adquisición, dado que si usamos la bicicleta eléctrica por ejemplo para ir al trabajo, el gasto inicial quedará amortizado en unos meses. Si como nosotros piensas que esto es así pero no estás en tu mejor momento económico, no hace falta que lo postergues: solicita un crédito online a Monedo Now y ten dinero rápido. Puedes pedir hasta 5.000 euros, a devolver en las cuotas que mejor se adapten a tu economía.

Un budget más que suficiente para adquirir un producto que según Es Diario el año pasado vio crecer su facturación un 56%. “La venta de bicicletas eléctricas es uno de los factores que explica por qué el año pasado aumentó el número de ventas de bicis de todo tipo (…) un 1,4% respecto al año anterior”, añade el periódico.

La tendencia es a que el sector siga creciendo y, por tanto, mejorando. Y para muestra, un botón: solo en Alemania circulan ya 2,5 millones de bicicletas eléctricas, según El Mundo.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.