Cambiar de divisa para las vacaciones: cuál es la mejor opción

Probablemente a estas alturas del año tienes completamente planificadas y cerradas tus vacaciones y solo te queda una cosa para tener el pack completo: saber cuál es la mejor opción para cambiar de divisa, si es que tu destino, claro, se encuentra fuera de los bordes de la Comunidad Económica Europea (que es más pequeña que la Unión Europea –UE–); desde luego éste no es tu problema si viajas a alguno de los países del euro. En el caso de necesitar cambiar de divisa en tus vacaciones, sigue leyendo porque en el blog de Monedo Now te decimos cuál es la mejor opción para que no pierdas dinero.

Lo primero que hay que destacar es que en todo el mundo hay hasta 182 tipos de cambio diferentes, tal y como recuerda el periódico Expansión, aunque “en total existen 11 divisas convertibles, el resto sólo sirve dentro de cada país o en algunos países fronterizos”. Por este motivo, desde la OCU advierten que en un país que no cotiza solo podrás cambiar dinero en el destino. “En casi todos los países  te cambiarán euros por la moneda local, pero conviene que te asegures antes, pues si no es así deberás llevar otra divisa, generalmente el dólar”, aconsejan desde la organización de consumidores.

“En casi todos los países  te cambiarán euros por la moneda local, pero conviene que te asegures antes, pues si no es así deberás llevar otra divisa, generalmente el dólar”

Por su parte, en Expansión recomiendan “calcular con antelación el dinero que se prevé gastar”, puesto que “si se ha cambiado por cualquier moneda que no sea dólar americano, dólar canadiense, dólar neozelandés, dólar australiano, yen japonés, libra esterlina, franco suizo, corona sueca, corona danesa o corona noruega, no se podrán volver a cambiar por euros en España al regreso de las vacaciones”.

Luego, también hay que tener en cuenta es que los tipos de cambio fluctúan y son diferentes cada día, por lo que desde Monedo Now recomendamos echar un vistazo a los valores de la última semana antes de cambiar, por si un día o dos más tarde los pudiéramos conseguir más baratos. Por otro lado, si nuestro viaje va a ser largo, desde el ya citado Expansión apuestan por abrirse una cuenta en el lugar de destino.

Cambiar de divisa, la mejor opción

Pero a la hora de cambiar de divisa, ¿mejor en España o en el destino vacacional? A priori la mejor opción es hacerlo antes de salir de viaje. Según explican en Extraconfidencial, cambiar de divisa es generalmente “mucho más barato hacerlo en España y dentro de todas las posibilidades hacerlo en el lugar por un Banco”. Una de las ventajas que tiene esta opción según la publicación online es que hay entidades que ofrecen recomprar “la moneda que sobra (hasta un porcentaje límite) al mismo precio que fue adquirida”. Eso sí, no lo dejemos para el último día, puesto que las sucursales bancarias no suelen tener en efectivo divisa extranjera y necesitarán que les avises con cierta antelación para conseguirla.

cambio_de_divisa_small

Otra alternativa es la de las casas de cambio y según la misma fuente “suelen ser más caras”. Su gancho es la ausencia de comisiones (anunciada a bombo y platillo), pero lo cierto es que recuperan ese dinero por otro lado: vendiendo la divisa más cara. De hecho, tal y como señalan en Extraconfidencial, cuanto más urgente necesite el dinero (por ejemplo en un aeropuerto o zona turística generalmente pagará más por el cambio).

¿Y qué hay de las tarjetas?

Las tarjetas son la mejor opción a la hora de cambiar de divisa en un país fuera del euro, según la OCU, EVO Banco y algunas publicaciones económicas, como las citadas anteriormente. Llegado este punto, cabe recordar que, aunque estén dentro de la UE, si va de vacaciones a Reino Unido (Inglaterra aún forma parte hasta que culmine el proceso del Brexit), Dinamarca, Suecia, Bulgaria, Polonia, República Checa, Rumanía, Croacia y Hungría, tendrá que cambiar de divisa.

La tarjeta la podemos usar en cajeros o pagar directamente con ella en tienda. Ni que decir tiene que en ningún caso nos saldrá gratis, pero lo que sí está claro es que en uno nos saldrá más barato que en otro.

En el primero, lo normal es que nos cobren una comisión por cada dispensación del dinero, que suele rondar el 5% de lo que saquemos a partir de un mínimo de 4,5 euros. Según Extraconfidencial, algunas cantidades dan la posibilidad de sacar gratis dinero en los cajeros extranjeros. Pero aún así los propietarios de los dispensadores pueden cobrarse una comisión por uso, “que en todo caso será informada en la pantalla del cajero antes de realizar la extracción del dinero”.

Al sacar dinero con la tarjeta lo normal es que nos cobren una comisión por cada dispensación, que suele rondar el 5% de lo que saquemos a partir de un mínimo de 4,5 euros

En el segundo, cambiar de divisa comprando con la tarjeta en una tienda extranjera es la opción más recomendada por consumidores y publicaciones especializadas, por ser en principio la más barata. Por supuesto que pagaremos una comisión sobre el cambio, pero será un tanto por ciento sobre el valor de la compra, por lo que usarla en pequeños pagos siempre será más barato que sacar dinero del cajero.

A este respecto, desde la OCU recomiendan usar diferentes tipos de tarjetas según para qué. Para compras y servicios, lo mejor es una tarjeta de crédito sin comisiones por uso fuera de la zona euro, “mientras que para sacar dinero del cajero, la opción más barata es una tarjeta de débito que no cobre comisiones por extraer en cajeros en el extranjero, ni por usar la tarjeta fuera de la zona euro”, advierten.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.