Cerveza artesanal, ¿es rentable el negocio de moda?

La cerveza artesanal es uno de los negocios que la crisis de 2008 ha recuperado del olvido, hasta el punto de convertirlo en una de las inversiones de moda a partir del año 2015. Según el periódico ‘Expansión’, a principios de 2015 el negocio de la cerveza artesanal esperaba superar los 100.000 hectolitros de producción a lo largo de ese año. Y a mediados de 2016, ‘El Mundo’ confirmaba esa tendencia: “Al cierre de 2015, la Agencia Española de Seguridad Alimenticia y Nutrición registraba 361 compañías dedicadas a esta actividad (la elaboración de cerveza artesanal), lo que quiere decir que el número de microfábricas de cerveza ha crecido cerca de un 1.600% entre 2008 y 2015”, tal y como señalaba el periódico, coincidiendo con los años más duros de la crisis económica. Antes de 2008, el número de microcervecerías apenas llegaba a 21.

El consumo de cerveza artesanal en España

El último informe de Cerveceros de España sostiene que en España se consumen más de 3.300 millones de litros de cerveza al año, lo que supone una media de 50 litros anuales por persona, que son producidos por las seis grandes compañías de cerveza industrial que operan en nuestro país: Mahou San Miguel, Heineken España, Grupo Damm, Hijos de Rivera, Compañía Cervecera de Canarias y La Zaragozana. Sin embargo, según las cifras de ‘Finanzas Para Mortales’ los españoles consumimos 100 millones de litros de cerveza artesanal. Y aunque por el momento este dato supone solo un 1% de la producción total de cerveza, la proliferación de microfábricas de cerveza artesanal –así lo confirman los números de la Agencia Española de Seguridad Alimenticia y Nutrición– lo sitúan como un mercado al alza.

Los españoles consumimos 3.300 millones de cerveza industrial al año y 100 millones de cerveza artesanal

Para muestra, un botón: a la paulatina aparición de pequeños productores (como La Virgen, Montseny, Sagra, La Cibeles, Cartujana o Spigha, por citar algunas), que parecen haber conseguido hacerse un pequeño hueco en el mercado, se suma el interés de las marcas industriales por lanzar sus propias cervezas artesanas. Algunos ejemplos, según ‘Finanzas Para Mortales’, son los de Constellation Brands, propietaria de Corona, que compró a la californiana Ballast Point, de producción artesanal; Heineken, que se hizo con el 50% de Lagunitas; o Mahou San Miguel, que adquirió el 30% de la pionera en cerveza artesanal, Founder, de Michigan.

cerveza_artesanal_jarras

No obstante, a España aún le queda para situarse a la cabeza del consumo de la cerveza artesanal en Europa, podio que según ostentan Reino Unido, Alemania y Francia, con 1.414, 677 y 566 microcervecerías, respectivamente. Eso sí, el nuestro es el país que mayor incremento ha experimentado en el sector de empresas productoras de cerveza artesanal, con un aumento del 1.395% entre 2008 y 2014. Según el último informe estadístico de Brewers of Europe, correspondiente a 2015, España se situó gracias a esta subida en el sexto puesto en el ranking en el año 2014.

Diferencias entre cerveza artesanal y cerveza industrial

Aunque las diferencias entre cerveza artesanal y cerveza industrial pueden ser muchas dependiendo de a quién preguntemos, en Monedo Now nos quedamos con las tres principales:

  1. Los ingredientes de la cerveza artesanal solo son cuatro: agua, malta de cebada, levadura y lúpulo. Nada de conservantes, ni antioxidantes añadidos artificialmente.
  2. La cerveza artesanal se elabora de forma natural, introduciendo en la botella un poco de mosto sin fermentar para que la cerveza ya hecha continúe por sí misma el proceso de fermentación dentro del cristal, generando los gases que le dan fuerza y crean espuma. En la cerveza industrial el dióxido de carbono se inyecta artificialmente.
  3. El filtrado en la cerveza artesanal se realiza de forma manual, motivo por el cual se pueden encontrar sedimentos en el fondo de la botella. En la cerveza artesanal, en cambio, se realiza un filtrado químico que elimina los residuos.

¿Es rentable el negocio de la cerveza artesanal?

En un mercado cada vez más competitivo y global, la rentabilidad de un negocio de cerveza artesanal depende en buena medida del esfuerzo o sacrificio, tanto físico como económico, que se esté dispuesto a dedicar desde el origen. Tener un plan de negocio (hecho como mucho a dos años vista) que funcione y estar bien relacionado también son variables que influirán en la marcha más o menos buena de nuestro negocio, así como dar con un buen maestro cervecero que sepa aconsejarnos bien y dé con la fórmula de una cerveza de éxito.

Cuando se habla de cerveza artesanal, lo habitual es que se produzca un día a la semana y el resto se dedique a la comercialización y a otras tareas propias del negocio. En este sentido, a más cocción, mayor producción, y más ingresos. Siempre y cuando el producto haya encontrado su nicho de mercado.

Pero además hay que tener otras cosas en cuenta. Según Interempresas.net, hay que definir cómo y dónde fermentará la cerveza, si será en depósitos o en botella, “lo que implica una logística adecuada”. Según este portal, se puede realizar un cálculo orientativo en función de la producción anual, de forma que para 100.000 litros al año, necesitaríamos una sala de cocción de 1.000 litros; para 50.000 litros al año, una sala de cocción de 500 litros y para 25.000 litros al año, necesitaremos una sala de cocción de 250 litros.

Según el mismo portal, “los costes aproximados de las salas de cocción pueden partir de 40.000 hasta 280.000 euros, dependiendo de las configuraciones y de la composición de las plantas y depósitos correspondientes”. En este sentido, los costes de producción variarán en función de los precios locales del agua, electricidad, gas, almacenes, locales, etc, pero según Iterempresas.net “no debería ser superior a 1,5 – 2 euros/litro”. Luego, el precio de venta dependerá de la zona y del target de cliente que se busque. Actualmente, en mercados ya establecidos los precios de venta de la cerveza artesanal oscilan entre 4,5 y 12 euros/litro. 

Además, hay que tener en cuenta que en el caso de la cerveza artesanal los tiempos de fermentación acabarán marcando límites de producción y que, en última instancia, el éxito o no de nuestro negocio dependerá de si ha cuajado o no en el mercado. Es decir, de su sabor. A partir de ahí, en nuestra mano está si invertir más para hacerlo más grande o no.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.