Cómo ahorrar con cupones descuento

¿Eres de los que hace la compra a última hora, en una sola superficie y sin comparar precios? Error. En el supermercado se va una parte importante del presupuesto mensual de una familia, sin importar si está compuesta por dos miembros o por más. Es por ello que conviene dedicarle un poco de tiempo a planificar el acto de llenar la despensa y el frigorífico si no quieres acabar derrochando tu dinero. Seguro que ya has oído consejos como comparar precios en varias superficies cercanas, pero ¿sabes que también se puede ahorrar con cupones? Sí, esos papeles que te entregan junto al ticket, y que en muchas ocasiones van directamente a la basura, pueden conseguirte descuentos si sabes sacarles partido.

Qué hacer para ahorrar con cupones

La primera cosa que debes hacer para empezar a ahorrar con cupones es conseguir las tarjetas de fidelización de los supermercados más cercanos a tu hogar. No hace falta que vayas acumulando varias de ellas a lo loco. Piensa en los dos o tres a los que más acudas y los productos que sueles comprar en ellos. Pide al personal, que normalmente siempre pregunta si tienes la tarjeta de la marca, lo que necesitas para conseguirla, que suele ser una solicitud muy sencilla. Una vez que el supermercado te empiece a dar cupones lo importante es que al llegar a casa los saques de la bolsa o el carrito de la compra y los clasifiques. Una manera de no olvidarte de ellos es ponértelos en la puerta del frigorífico. Así, la próxima vez que tengas que hacer la lista de la compra los tendrás a mano y podrás ver si, por ejemplo, el detergente te conviene más comprarlo en un sitio o en otro al tener un descuento.

ahorrar con cupones

En el caso de las tarjetas hay una cosa que aunque parece muy obvia a mucha gente le impide ahorrar con cupones: no llevarlas encima. Acostúmbrate a ponerlas en una parte de la cartera o en las llaves si son pequeñas y tienen un hueco para ese fin. No son pocas las personas que solo se acuerdan de que tienen tarjeta de un hipermercado cuando a la hora de pagar van a echar mano de ella y no está.

Hay grandes superficies, como pueden ser Carrefour o El Corte Inglés por ejemplo, que además de en productos propios ofrecen descuentos en otros establecimientos como gasolineras. Al hacerte la tarjeta de una superficie lee con atención la letra pequeña de los lugares donde puedes utilizarlas y acostúmbrate a ir a aquellos en los que puedas usar cupones para ahorrar.

Además de las tarjetas, puedes conseguir directamente cupones de descuentos de grandes marcas de distribución, como Unilever, Danone o Procter & Gamble por poner de ejemplo a tres con variedad de productos, en páginas web que las empresas han creado para así hacerse publicidad y beneficiar a sus compradores.

Hay revistas y periódicos, como por ejemplo Diez Minutos o El País, que también ofrecen en sus páginas web la posibilidad de ahorrar con cupones que te puedes descargar. Y no solamente de comida, que suelen ser los más usuales, también hay descuentos en viajes, libros o ropa. En realidad, gracias a Internet hay muchas opciones de conseguir cupones, el truco consiste en localizar varias páginas según los productos que más te interesen y revisarlas periódicamente.

No te dejes llevar por la vagancia, si dedicas un pequeño rato semanal a buscar cupones, ordenar los que tienes y hacer la compra en diferentes establecimientos según los descuentos que tengas podrás ahorrarte un dinerillo que te hará el final de mes más llevadero. Recuerda, no obstante, que sin un mes vas más apurado por algún gasto imprevisto puedes solicitar un préstamo a Monedo Now y conseguir dinero de manera rápida y sencilla.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.