¿Cómo ahorrar cuando estudias fuera? | Monedo Now

¿Cómo ahorrar cuando estudias fuera?

La vida del estudiante está llena de gastos y, a menudo, necesitada de ingresos que permitan sobrellevarlos con holgura. Lo saben muy bien quienes estudian fuera de su ciudad y tienen que lidiar, cada mes, con facturas, gastos en libros y en materiales, cuotas de academias o de clases particulares, tasas de inscripción en cursos y seminarios, etc. Si quieres ahorrar cuando estudias fuera, te damos 4 consejos que puedes poner en práctica fácilmente.

Trucos para ahorrar cuando estudias en otra ciudad

Si estás estudiando un ciclo formativo, una carrera universitaria, un máster o cualquier otro tipo de formación en una ciudad diferente a la tuya y quieres empezar a ahorrar desde ahora mismo, presta mucha atención a los siguientes consejos:

  1. Trucos para ahorrar cuando estudias en otra ciudadComparte piso. El gasto más significativo que tienen que asumir los estudiantes que se mudan fuera de su ciudad es el alquiler del piso o la cuota de la residencia en la que van a vivir. Si tu prioridad es el ahorro, descarta la opción de la residencia -es la más cómoda de todas pero también es la más cara- y busca un piso compartido. Los precios varían en función de la localidad en la que estemos buscando, pero siempre son los más económicos en lo que a alojamiento se refiere. Puedes encontrar el tuyo, seleccionando según tus prioridades, en plataformas online como Weroom o Piso Compartido.
  2. Desplázate desde tu ciudad. Por cuestiones geográficas no todo el mundo se lo puede permitir pero, en el caso de que estudies en una localidad próxima a tu lugar de residencia habitual, te puedes plantear la posibilidad de desplazarte cada día a clase desde tu ciudad en coche o en transporte público. La opción más económica es, sin duda, compartir coche con otras personas que estén en tu misma situación. Habla con tus compañeros de clase y descubre si alguno más va y viene desde tu misma localidad, o busca compañeros de viaje en aplicaciones como BlaBlaCar o Amovens.
  3. Solicita una beca. Cuando resides fuera del domicilio familiar por motivos de estudio puedes solicitar una ayuda de residencia de 1.500 euros. Para ello tienes que poder certificar que cuentas con un contrato de alquiler de una vivienda o de una habitación, o bien con una reserva en una residencia universitaria que cubra el período escolar. No podrán optar a la beca los estudios a distancia, no presenciales o de matrícula parcial, ni tampoco podrán solicitarla los estudiantes que tengan independencia económica, puesto que se entiende que su domicilio durante el curso académico coincide con su domicilio familiar.
  4. Cocina tú mismo. Aunque llegues tarde a casa, por culpa de las clases y de las horas de biblioteca, intenta sacar tiempo para preparar tu propia comida, en lugar de recurrir a comida rápida o a precocinados. Y es que la comida casera siempre es la alternativa más barata y también la más sana. Llena tu carro de la compra de productos frescos y aprovecha los ratos libres que encuentres durante la semana para cocinar y congelar. De esta forma, tendrás comida para varios días y no perderás tiempo en la cocina cuando más lo necesites.

Guardar

Tagged in: