¿Cuánto dinero nos cuesta dejar aparatos en ‘stand by’?

1.256 millones de euros se van cada año por el desagüe de la factura energética de los hogares españoles debido al consumo de los aparatos en estado de reposo, también conocido como stand by. Así lo pone de relieve un estudio de la plataforma Mirubee, del que se hace eco Europapress, y que apunta que cada domicilio podría ahorrarse unos 70 euros anuales si consiguiera corregir este consumo fantasma.

Pero, ¿qué factores son los causantes de la existencia de este gasto de electricidad en stand by? ¿Qué aparatos son los mayores culpables del despilfarro? Y, ¿qué podemos hacer nosotros para prevenir este desperdicio de energía? En Monedo Now queremos dar respuesta a todas estas preguntas con este post.

¿En qué casos se produce un consumo en ‘stand by’?

El consumo en stand by obedece a dos circunstancias:

  • Mantener enchufados a la red aparatos que cuentan con transformadores eléctricos dentro de su configuración. Estos transformadores continúan absorbiendo energía aunque el dispositivo esté apagado.
  • Dejar en espera electrodomésticos que disponen de una pequeña pantalla o indicador, como el típico piloto rojo. Esta mínima emisión continua de luz supone un gasto de electricidad.

¿Cuánto consume un aparato en ‘stand by’?

Dentro de nuestro hogar, podemos localizar a los aparatos susceptibles de consumir electricidad en stand by en tres áreas:

  • Salón: con la televisión, la videoconsola, el equipo de sonido, el disco duro multimedia o la instalación de aire acondicionado.
  • Cocina: con la lavadora, el microondas o la cafetera.
  • Despacho / zona de estudio: con el ordenador, la impresora y, en su caso, el router ADSL, que sigue consumiendo mientras lo tengamos encendido aunque en ese momento no estemos navegando por Internet.

Una mujer revisa un microondas en una tienda de electrodomésticosA modo de ejemplo, podemos destacar que mantener en modo espera un microondas nos cuesta al año 5,96 euros, como podemos comprobar con la calculadora de consumo en stand by de la OCU. Consúltala si quieres saber qué ocurre con una cafetera, un radio-despertador o un teléfono inalámbrico, entre otros.

Y, ¿qué pasa con el cargador del móvil si tenemos la costumbre de mantenerlo enchufado a la red? Pruebas realizadas por los usuarios han demostrado que, en este caso, el consumo es insignificante. Incluso si mantuviéramos el teléfono conectado más tiempo cuando la carga ya ha finalizado, el gasto de energía sería anecdótico, ya que equivaldría al consumo de la batería del móvil en reposo.

¿Qué podemos hacer para reducir el consumo en ‘stand by’?

Para recortar el consumo fantasma en nuestro hogar y ahorrar energía -y, de paso, recuperar parte de esos 70 euros anuales, que nos vendrán muy bien para darnos un capricho-, podemos considerar las siguientes opciones:

  • Cuando vayamos a comprar un aparato, revisar si tiene pantallas o indicadores que se queden encendidos permanentemente al cesar nuestra actividad; igualmente, comprobar si este tiene calificación A, la mejor dentro de la escala de eficiencia energética. Optaremos, en lo posible, por dispositivos con esta calificación y sin indicadores luminosos.
  • Conectar nuestros aparatos a regletas con interruptor, de manera que podamos desconectarlos todos con un solo gesto, simplemente apagando la regleta.
  • Usar temporizadores que fuercen el apagado cuando los aparatos lleven un determinado tiempo en reposo.

Por otro lado, si estás intrigado por el consumo concreto de cada uno de tus dispositivos y quieres afinar aún más tus acciones para el ahorro del consumo en stand by, te aconsejamos que adquieras un medidor independiente de consumo eléctrico. Se trata de un gadget barato -su precio ronda los 20 euros- que te permite saber cuánta energía gasta cada uno de los aparatos de tu hogar. De esta forma podrás descubrir si tienes en tu casa algún vampiro que está encareciendo tu factura de la luz sin que te des cuenta.

Guardar