Cómo enseñar a tus hijos a ahorrar

La mejor forma de ser un adulto que sabe manejar sus finanzas personales es aprender cuando se es pequeño. Por eso, es tan importante enseñar a tus hijos a ahorrar, para que desde niños sepan administrarse y no malgastar. Así, además, sabrán valorar el dinero y no pensarán que es algo que siempre tienen disponible por el mero hecho de pedirlo. No se trata de que siendo pequeños ya estén intranquilos por los problemas financieros de la familia, al fin y al cabo son niños y no deberían tener esas preocupaciones, pero sí de que cuando crezcan sepan desenvolverse fácilmente y no tengan sus propias dificultades con el dinero. Hay muchas formas para enseñar a tus hijos a ahorrar que están pensadas para que lo hagan casi sin darse cuenta. Estas son algunas de ellas.

Modos de enseñar a tus hijos a ahorrar

  1. Asígnales una paga. Cuando tengan una cantidad de dinero semanal o mensual aprenderán a gestionarlo para poder comprar aquello que quieran. Las primeras veces les tendrás que explicar que no pueden gastarlo todo el primer día o no tendrán para el resto del tiempo. Si aún así lo hacen, no les dé más dinero, así sabrán para la próxima que no pueden enseñar a tus hijos a ahorrarhacerlo. Con la paga puedes enseñar a tus hijos a ahorrar ya que tendrán que pensar cómo quieren administrarla y sabrán que el dinero no es infinito. Es una especie de entrenamiento para cuando se tengan que amoldar a un sueldo.
    No vale que aunque teniendo una paga, tú les sigas pagando los caprichos. Tienen que aprender que si quieren algo la mejor manera de conseguirlo es ahorrar. Para ello puedes abrirle una cuenta en el banco en el que ingresen cada mes una cantidad, u optar por el método más tradicional de la hucha. Este último tiene la parte buena de que ellos, conforme la hucha se va llenando, pueden ver, y sentir si la cogen, cómo van creciendo sus ahorros de una manera que quizá les motive más que ver los números en el recibo de un banco.
  2. Ponles objetivos. Para enseñar a tus hijos a ahorrar es bueno ponerle metas alcanzables que puedan conseguir con su propio dinero. Quizá comprase unas nuevas zapatillas, pagar parte de una excursión del colegio o hacerse con ese vestido tan bonito que les gusta, pero no necesitan para ir a clase.
  3. Demuéstrales que hay un esfuerzo detrás. Debes hacer conscientes a los niños de donde sale el dinero y el esfuerzo necesario para conseguirlo. Una buena manera es explicarle cuántas horas tienen que trabajar los padres para poder, por ejemplo, ir a la tienda y hacer la compra familiar. O cuántas para poder pagar un viaje en vacaciones.
  4. Una de las mejores maneras de enseñar a tus hijos a ahorrar es, como en otras facetas de sus vidas, dar ejemplo. Si un niño comprueba que sus padres no derrochan, que cuidan en qué gastan el dinero y que ahorran parte de su sueldo, ellos también lo harán.  Para que lo vea de un modo sencillo puedes comprar dos huchas, una para tu hijo y otra para ti. Poneos cada uno una meta de algo que queráis comprar o pagar e id metiendo dinero en ellas hasta que podáis hacerlo.
*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.