Guía definitiva para ahorrar energía en tu día a día

Ahorrar energía significa ahorrar dinero además de poner a salvo la salud de nuestro planeta. En el sistema peninsular, el consumo eléctrico en 2015 resultó un 1,8 % superior al del año anterior, rompiendo la tendencia de descenso de los últimos cuatro años. Sin embargo, cualquiera de nosotros podemos implementar en nuestra rutina diaria hábitos que nos ayuden a ahorrar energía tanto dentro de casa, como de camino al trabajo o incluso en la propia oficina.

¿Gastas demasiado en tus facturas? En Monedo Now te contamos qué puedes hacer para ahorrar energía fácilmente y sin grandes sacrificios en cada faceta de tu día a día.

¡Toma nota y empieza a cuidar el planeta y tu bolsillo!

Autoconsumo eléctrico: una alternativa para ahorrar energía

Autoconsumo eléctrico: una alternativa para ahorrar energíaSi estás dispuesto a poner los medios necesarios para empezar a ahorrar energía en casa, una de las primeras cuestiones que debes preguntarte es: “¿De dónde viene la energía que consumo?”. Lo más probable es que, como la gran mayoría de los españoles, compres toda la energía que consumes a alguna compañía eléctrica, pero, ¿te has planteado comenzar a generar tú mismo buena parte de la energía que consumes en tu hogar?

Hoy día, todas las familias que viven en chalets o viviendas unifamiliares tienen la posibilidad de sumarse al autoconsumo de electricidad instalando en su casa paneles solares, que transforman la luz solar en energía. Con la colocación de paneles solares fotovoltaicos en nuestra casa podremos ahorrar en torno a un 25 % en nuestra factura de la luz, según apunta un estudio de la plataforma Mirubee.

Además, tal y como señalan los datos de la Comisión Europea, combinar la instalación de una placa de 4,5 kilovatios y una batería en el hogar –que nos permita reservar el excedente– podría llevar a una tasa de autosuficiencia en el consumo del 75 %, lo que supondría un ahorro de hasta 875 euros al año en la factura de la luz.

Pero, ¿cómo podemos instalar paneles fotovoltaicos en casa y, lo más importante: cuánto nos pueden costar? Los paneles solares fotovoltaicos más económicos para instalar en el hogar cuestan entre 600 y 2.000 euros, y a ese precio habría que añadir el coste de las baterías, los reguladores y los accesorios que vamos a necesitar para colocar el panel solar en nuestra vivienda.

La instalación de placas fotovoltaicas se debe realizar a través de una empresa energética, que será quien se encargue de preparar la casa para albergar este sistema, procurando siempre mantener la estética del tejado o de la azotea de la vivienda.

Por otro lado, también tienes la posibilidad de emplazar una caldera de biomasa individual en tu casa y producir tú mismo tu propia calefacción. Existen varios tipos de  calderas, desde un precio mínimo de alrededor de 1.700 euros, y según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) te pueden llevar a ahorrar hasta 600 euros al año en tu factura energética.

Cómo ahorrar energía en casa

Si tu vivienda no te permite instalar placas fotovoltaicas o caldera de biomasa, no te preocupes, porque aún tienes en tu mano numerosas iniciativas para ahorrar energía en casa. Éstas son solo algunas de ellas:

  1. Cómo ahorrar energía en casaReduce la potencia de energía contratada. Revisa tu factura y comprueba qué potencia tienes contratada. A la mayor parte de los hogares les basta con una potencia de entre 3,3 y 4,4 kW, y si te ajustas a esta medida podrás ahorrar casi 60 euros al año por cada kW que recortes, según nos dice la OCU.
  2. Contrata una tarifa con discriminación horaria. Si para ti no resulta un problema concentrar un 30 % de tu consumo de electricidad en las horas valle (desde las 22:00 hasta las 12:00 horas), este tipo de tarifa te permitirá pagar mucho menos en tu factura de la luz.
  3. Desenchufa los aparatos que no uses. Estamos acostumbrados a dejar enchufados y en stand by los aparatos eléctricos que no estamos usando, y no nos damos cuenta de que esta práctica supone el el 10,7 % del consumo de electrodomésticos, según apunta el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). A partir de ahora ten presente este dato y comienza a ahorrar energía con un pequeño detalle como apagar un interruptor o quitar un enchufe.
  4. Ahorra en calefacción reforzando el aislamiento de tu vivienda. Asegura el hermetismo térmico de las paredes, suelos o techos de tu casa protegiéndolos con un aislante como el estuco sintético, que se instala de una forma muy sencilla y te permite reducir filtraciones de aire que alteren la temperatura de tu hogar. También puedes tomar medidas caseras como instalar burletes y cintas de material aislante para ajustar las ventanas y las puertas que den al exterior, o colocar alfombras en las habitaciones en las que más tiempo pases, para reducir en lo posible la pérdida de calor del suelo.

Cómo ahorrar energía en tus desplazamientos

Cómo ahorrar energía en tus desplazamientosPero no solo en casa podemos ahorrar energía: también podemos hacerlo en nuestros desplazamientos. Te preguntarás cómo y la respuesta es muy sencilla: optando por movernos por la ciudad en transporte público o bicicleta eléctrica siempre que sea posible. Ésta última está creciendo en popularidad a pasos agigantados en los últimos años, y ciudades como Madrid cuentan ya con un sistema de alquiler municipal que suma unas 2.000 bicicletas de este tipo.

Entre las ventajas que nos ofrece la bicicleta eléctrica está la posibilidad de hacer ejercicio y realizar nuestros trayectos diarios con rapidez y sin sudar demasiado. Además, evitaremos los problemas a la hora de aparcar y podremos combinar nuestro trayecto en bicicleta con cualquier medio de transporte público, porque está permitido llevarla con nosotros en el metro o en el autobús en la mayoría de las ciudades. Por si todo esto fuera poco, la bicicleta eléctrica es sumamente económica. Se calcula que tiene un coste de 0,25 euros por cada 100 km recorridos.

Otra manera de ahorrar energía en tus desplazamientos consiste en apostar por el coche eléctrico, que transforma el 75 % de la energía que recibe y no contamina directamente el medio ambiente. Un coche eléctrico de gama media, como el Nissan Leaf, tiene un precio cercano a los 24.000 euros, pero también puedes encontrar otros más económicos como el Renault Twizy, a tu alcance por alrededor de 7.000 euros.

Guardar

Guardar

Tagged in: