Patinete eléctrico: lo que debes saber sobre esta nueva moda

El patinete, que hace unos años muchos veían como un juguete, se ha incorporado como un actor más a la movilidad de las ciudades. Y lo ha hecho en un formato que los más vagos agradecerán, el patinete eléctrico. A diferencia de sus antecesores, donde había que impulsarse solo con la fuerza de las piernas, este incorpora un pequeño motor que le hace ir más rápido y con menos esfuerzo.

Ante la aparición cada vez más numerosa del patinete eléctrico en las ciudades, muchos son los Ayuntamientos que han pedido a la Dirección General de Tráfico que les dé “cobertura jurídica a los estos vehículos de movilidad”, según ha explicado su director general Pere Navarro. Es por ello que la DGT está trabajando en un reglamento que regulará los patinetes eléctricos y que estará compuesto, asegura Navarro, por “normas muy básicas”.

¿Por dónde circular con el patinete eléctrico?

Mientras llega dicho reglamento, hay ciudades como Madrid y Barcelona que ya han puesto coto al uso del patinete eléctrico. En la capital de España, donde han aparecido en los últimos meses varias empresas que los alquilan por minutos, está prohibido que circulen por la acera. Solo pueden hacerlo por los carriles bici, las calzadas que tengan un límite de velocidad de 30 o 20 kilómetros por hora y las calles de la llamada zona 30, que son las que están señalizadas y en las que los peatones pueden atravesar por cualquier parte. El uso del casco es recomendado, pero no obligatorio, y los menores de 15 años no pueden utilizar el patinete eléctrico.

patinete eléctrico

Antes que en Madrid, se reguló el uso del patinete eléctrico en Barcelona, donde su Ayuntamiento asegura que ya se están poniendo multas, de hasta 500 euros, a los que no siguen las reglas. En la ciudad catalana también está prohibido que circulen por las aceras y la edad mínima para conducirlos sube hasta los 16 años. Los considerado de tipo A, con un peso de hasta 25 kilos y los más habituales, pueden conducirse por carriles bici, calles con plataforma única y parques, en estos últimos deben ir como máximo a 10 kilómetros por hora y no a 20 que es la máxima que alcanzan. La norma recoge la obligatoriedad de llevar casco si el patinete eléctrico es de alquiler.

Precisamente, cada vez es más usual encontrar un patinete eléctrico de alquiler aparcados en aceras y plazas de Madrid. En la capital operan dos compañías, Lime y Wind, y lo que necesitas para usarlos es bajarte sus aplicaciones, donde podrás localizar el más cercano a tu posición. El precio del viaje es de un euro por desbloquearlo, que se lleva a cabo mediante un código QR que lee tu móvil, y 15 céntimos por cada minuto de uso.

Si prefieres tener un patinete eléctrico en propiedad para no depender de la disponibilidad de los de alquiler en tu ciudad, puedes pedir un préstamo para adquirirlo. El precio medio del patinete suele oscilar entre los 70€ y los 400€ aproximadamente y ya hay marcas como Xiaomi que se han adentrado en este nicho de mercado con mucho éxito.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.