Qué merece la pena comprar en las rebajas de verano

Los españoles gastamos en las rebajas de verano de 2016 una media de 78 euros al mes en ropa y complementos, según el Diario de Mallorca. Respecto al año anterior, la subida fue de un 6%. A falta de previsiones oficiales para este año, y a juzgar por las cifras de años anteriores, se habla de una tendencia parecida en las rebajas de verano 2017. Es decir, se gastará ligeramente más que en 2016, pero menos que en las rebajas de invierno de este año. No en vano, las prendas veraniegas son por norma general más baratas que las de invierno.

Lo que sí se sabe ya es que la mayoría de las comunidades autónomas iniciarán oficialmente el periodo de rebajas el 1 de julio, independientemente de la liberación del comercio que se aprobó en 2012. Respecto a los descuentos, en la mayoría de establecimientos serán del 40% en adelante respecto al precio original.

Pero, ¿qué merece la pena comprar en rebajas de verano? En Monedo Now ya te contamos en Rebajas de enero: cómo saber cuándo te timan y ahora queremos ayudarte a que tus compras sean lo más rentables posible. Por eso, respondiendo a nuestra propia pregunta, podemos afirmar y afirmamos: aprovecha las rebajas de verano para hacerte con ropa y complementos de marca o firma que en temporada no entran en tu presupuesto, o bien para adquirir productos de tecnología, que bajan considerablemente sus precios. Y si esperamos a las segundas rebajas de agosto, más.

En el segundo caso, no obstante, ten en cuenta que la ley de la oferta y la demanda determinará que los descuentos sean más o menos pronunciados. Es decir, en plena ola de calor no esperes encontrar un aire acondicionado por 50 euros. Y si lo encuentras, desconfía. No tiene visos de durar más de una semana.

Consejos para aprovechar bien las rebajas de verano

Y es que la palabra rebajas no tiene porqué ser siempre un sinónimo de ganga. Recuerda que la liberalización del comercio permite al comerciante hacer prácticamente lo que quiera, por lo que no te sientas mal si te dan gato por liebre. Preocúpate, eso sí, de valorar la relación calidad-precio, de asegurarte que la etiqueta incluye el precio de temporada y el rebajado (o en su defecto el descuento que se le aplica) y de comprobar los periodos y formas de devolución (y de la garantía en el caso de la electrónica), y podrás comprar tranquilo.rebajas de verano_small

Por otro lado, ten siempre en cuenta que la ropa que has visto en temporada se agota los primeros días, así que si has visto algo ahora con idea de comprarlo en rebajas procura estar en la tienda el 1 de julio antes de que abran, porque lo bueno vuela.

Y si puedes hacerte un presupuesto para no gastar de más, mejor que mejor. Si bien es cierto que las rebajas en general son una forma de que los comerciantes den salida al género que no han conseguido vender en temporada, también lo es que son una forma de generar necesidades que no tenemos. Haz una lista de cosas que verdaderamente necesitas y ajústala al presupuesto que te has marcado previamente, y evita ir más allá, por más que una camiseta de 1,5 euros se cruce en tu camino. Se empieza por un euro y medio y se acaba pagando 50 euros por artículos que ni teníamos pensado comprar.

Finalmente, por más pereza que te pueda dar, prueba siempre todo aquello que compras. En el momento estás a tiempo de probar otras tallas, pero si esperas a llegar a casa para ver cómo te sienta y decides cambiarlo, al día siguiente puede que ya no quede ni un simple ejemplar de esos pantalones que tanto te habían gustado. No arriesgues. Piensa que las rebajas de verano son una buena oportunidad para hacer un fondo de armario perfecto, por lo que es mejor comprar ropa que nos quede bien.

En el caso de la tecnología, la precaución es tener clara la garantía y la forma de devolución, por lo que los riesgos que en principio se pueden correr con la ropa y los complementos se reducen.

Y si necesitas liquidez para aprovechar estas rebajas, visita Monedo Now donde ofrecemos préstamos personales online de hasta 5.000 euros, a devolver como más te convenga en un plazo máximo de 36 meses. Y que nada te amargue el verano.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.