Cómo patentar una idea en 5 pasos

¿Tienes un invento entre manos que piensas comercializar y quieres protegerlo (legalmente hablando)? En el blog de Monedo Now te contamos cómo patentar una idea  o marca en 5 fases y te aclaramos también otras cuestiones sobre esta figura de protección.

La primera, que en España hay existen dos organismos públicos para patentar las ideas o creaciones: el Registro General de la Propiedad Intelectual, perteneciente al Ministerio de Cultura, y la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), que depende del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Según esta última, una patente es “un título que reconoce el derecho de explotar en exclusiva una invención, impidiendo a otros su fabricación, venta o utilización sin consentimiento del titular”. En otras palabras, una patente es un título de propiedad de una idea o marca, que solo es efectivo en un determinado territorio: aquel país en el que se haya registrado. Si queremos ampliar la protección de nuestra idea más allá de nuestras fronteras, habrá que patentarla también en aquellos países donde la queramos comercializar.

Según explican en Volart Pons, asesores en Propiedad Industrial e Intelectual, “la patente es la única vía que ofrece al inventor o titular de la misma un derecho de exclusiva tanto en la fabricación como en la comercialización de la invención”. El registro de una marca, por su parte, “ofrece a su titular un derecho en exclusiva sobre la marca registrada para los productos y servicios protegidos por la misma”.

Es susceptible de ser patentado un procedimiento nuevo, un aparato nuevo, un producto nuevo o un perfeccionamiento o mejora de los mismos.

La segunda cosa que tienes que saber es que no todo es patentable. Para poder patentar una idea, tiene que cumplir tres requisitos:

  1. Que sea totalmente nueva en el mundo.
  2. Que sea inventiva (no basada en ninguna obviedad).
  3. Que no sea abstracta: que tenga una aplicación industrial y se pueda llevar a cabo.

La protección de una patente se prolonga durante 20 años

Respecto a la duración de la protección, una patentes dura 20 años, si bien se incluye “un primer año de protección internacional que se puede extender 18 meses más a través de una solicitud de PCT (siglas en inglés de Tratado de Cooperación en materia de Patentes)”, según afirman en Promoingenio.com.

Pasos para patentar una idea

Patentar una idea conlleva someterse a un procedimiento jurídico regulado por plazos estrictos y generalmente inamovibles, tal y como recuerdan de la Oficina de Patentes y Marcas, por lo que resulta más que aconsejable contratar un abogado o un asesor en propiedad industrial con experiencia en estas lides. Desde la OEPM recomiendan también “estudiar el procedimiento de solicitud al detalle” y solicitarla “de una manera estratégica, en el momento y por las razones que mejor convengan a sus planes de explotación”.

patentar_una_ideaEl proceso para patentar una idea pasa por las siguientes fases:

  1. Qué y cómo lo queremos patentar: Lo primero que tenemos que hacer es definir bien qué queremos patentar, con qué imagen y bajo qué marca o nombre, y asegurarnos de que no hay nada igual en el mundo. Después, presentaremos nuestra solicitud de patente en la OEPM, acompañada de otros documentos como son los datos del solicitante, una descripción de la idea o invención con sus respectivos planos, reivindicaciones de novedad (según la OEPM “el aspecto más importante de las patentes”) y un resumen de todo. Además, con la solicitud hay que pagar ya una primera tasa, que desde el pasado 1 de abril (con la entrada en vigor de la Ley 24/2015 de Patentes) es de 100,38 euros.
  2. Presentación y examen previo: Si la documentación está en regla, se otorga una fecha de presentación o fecha de prioridad a la solicitud de patente. Tras la presentación se realizará un examen de forma para comprobar que la documentación está en regla. A partir de ahí tenemos todo un año para presentar solicitudes de protección de la patente en otros países, si vemos que nuestra idea puede tener éxito comercial fuera de España. En algún momento del mismo recibiremos un informe de búsqueda de posibles ideas parecidas a la nuestra, realizado por un examinador con experiencia, que suele incluir un dictamen de patentabilidad.
  3. Publicación: Nuestra solicitud se hará pública 18 meses después de la fecha de presentación. A partir de ahí, disponemos de otros seis meses para decidir si queremos llevar adelante nuestra solicitud y a cuántos países.
  4. Examen de fondo: La OEPM decidirá si nuestra invención y su solicitud de patente reúnen los requisitos del Convenio sobre la Patente Europea, para lo que empleará tres examinadores. Uno de ellos estará en contacto contigo (o tu abogado), lo que podría dar lugar a modificaciones en la solicitud.
  5. Concesión de la patente: Si los examinadores deciden conceder la patente, previo pago de todas las tasas, la decisión se publica en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI), de la OEPM, y la patente será efectiva desde el mismo día de la fecha de publicación.

Es susceptible de ser patentado un procedimiento nuevo, un aparato nuevo, un producto nuevo o un perfeccionamiento o mejora de los mismos. Para mantener la protección de la patente en España se abonan anualmente unas tasas, que van desde los aproximadamente 22 euros el tercer año hasta más de 600 el último.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.

Tagged in: