Los costes de comprar una vivienda

Comprar una vivienda es para la mayoría de las personas una de las decisiones más importantes de su vida. No es como entrar en una tienda y quedarte con una camisa que en ese momento te parece bonita pero que meses después queda relegada al fondo del armario. Hay que decidir el sitio donde crear un nido que se tardará varias décadas en pagar. Y es precisamente el gran desembolso que supone lo que lleva a muchos a hacer cálculos y más cálculos para saber cómo hacer frente la hipoteca.

Pero comprar una casa no solo conlleva pagar el precio que viene sobreimpreso en los anuncios de las inmobiliarias. A la hora de adquirir una vivienda hay una serie de costes que te conviene conocer para sumarlos a tus cálculos y luego no llevarte sorpresas desagradables. No en vano, se calcula que dichos gastos rondan, y en algunos casos incluso supera, el 10% del valor del inmueble.

  1. Uno de los mayores desembolsos viene de la mano de los impuestos. Si se trata de una vivienda nueva hay que pagar el IVA, que es el 10% del precio si el inmueble es libre y el 4% si es de protección oficial. Por vivienda nueva se entiende aquella que ha sido adquirida directamente al promotor.
  2. comprar una viviendaOtro de los impuestos que hay que pagar si se trata de una vivienda nueva es el de Actos Jurídicos Documentados (AJD) que varía dependiendo de la comunidad autónoma y oscila entre el 0,5% y el 1,5% del valor de la compraventa.
  3. Si te creías que por comprar una vivienda de segunda mano te ibas a librar de estos gravámenes, recuerda que, como dijo el expresidente de EEUU, Benjamin Franklin, no hay nada seguro en la vida salvo la muerte y los impuestos. Cuando se adquiere un inmueble de este tipo hay que hacer frente al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). Como en el caso anterior este gravamen oscila en función de cada comunidad autónoma entre el 6% y el 10% del precio escriturado. La buena noticia es que en algunas regiones existen tipos reducidos para VPO, familias numerosas, jóvenes… por lo que te conviene informarte para ver si te puedes acoger a esta rebaja según tus circunstancias personales.
  4. A la hora de comprar una vivienda una de las visitas obligadas es al notario, que cobra unos aranceles establecidos por el Gobierno en 1989, aunque puede hacer hasta un 10% de descuento. Dichas tasas varían en función del importe de la casa. En el caso de tratarse de una VPO o en las subrogaciones se les aplica una reducción en las tasas.
  5. Un paso no obligatorio pero sí recomendable es inscribir las escrituras de la vivienda en el Registro de la Propiedad. Como en el caso de los notarios es el Gobierno quien fija el precio, que depende del valor del inmueble.

Los que no tienen la suerte de poder comprar una casa al contado (la mayoría) deben acudir a una entidad financiera a solicitar una hipoteca que tiene también sus costes, ya que, entre otras gestiones, hay que ir al tasador y volver al notario. Llegados a este punto te recomendamos leer el post ¿Sabes cómo calcular tu hipoteca ideal? donde encontrarás información del tipo de interés, un dato que tampoco debes olvidar cuando te pongas a hacer las cuentas.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personalantes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.