Medidas para recuperar tus finanzas tras el verano

No vale la pena engañarse, los excesos se acaban pagando. Ya sea en forma de kilos de más tras haber tomados cervezas y paella en el chiringuito, o con una cuenta corriente tiritando por esos caprichos que traen consigo las vacaciones. Al igual que pasa con tu cuerpo, que necesita unos días de depuración, tus finanzas tras el verano también se resienten y hay que someterlas a algunos ajustes.

Aunque ponerse restricciones no es algo divertido, recuperar tus finanzas tras el verano no significa privarse de todo y vivir como un monje cartujano durante las siguientes semanas. Basta con planificar bien y pensar en lo que realmente te hace falta y en los gastos que se pueden aplazar. Aquí tienes algunas medidas que te ayudarán a que tu cuenta corriente deje de preocuparte.

Cómo recuperar tus finanzas tras el verano

Comidas caseras. Hazte a la idea, por muy dolorosa que sea, de que las vacaciones ya se acabaron y toca volver a la rutina. Esto supone que restrinjas tus comidas fuera de casa y esas cervezas al caer la tarde. No solo te servirá para ahorrarte esos gastos y recuperar tus finanzas tras el verano, también para quitarte esos kilos de más. Un dos por uno.

finanzas tras el verano

Párate diez minutos en ver los gastos hormigas que tienes sin darte cuenta y mira a ver a cuál de ellos puedes renunciar. Llévate, por ejemplo, la comida al trabajo y no gastes en el menú del día.

Restringe las compras. Hay gastos que puedes aplazar para el mes siguiente cuando tus finanzas tras el verano ya estén más saneadas. Que llegue septiembre no significa que tengas que adquirir ya la ropa y los zapatos de nueva temporada. ¿De verdad necesitas comprarte ahora un jersey o un abrigo que es posible que no te pongas hasta noviembre? No caigas en las compras por impulso. Lo mismo ocurre con los buenos propósitos. Quizá has llegado este mes tras las vacaciones con la idea de apuntarte al gimnasio y a clases de inglés. Déjalo para octubre o noviembre, que afrontar el pago de matriculas y la compra de material solo harán incrementar tu lista de gastos cuando lo que tienes es que reducirla.

Compara y busca ofertas. Hablando de compras, usa cupones descuentos cuando te sea posible y compara los precios de los productos antes de decidirte por algo. En la primera compra tras el verano se va un dinero curioso y quizá te conviene no hacer una grande en un supermercado si no varias más pequeñas en diferentes establecimientos.

Haz bien las cuentas. Una solución para no gastar más de lo que quieres es hacerte a la idea de que no tienes ese dinero. Calcula cuáles son tus gastos fijos, deja una cantidad de margen y saca de tu cuenta corriente lo demás. Pásalo a otra de ahorro o simplemente lo guardas en casa en algún lugar que no veas cada día para no tener la tentación de cogerlo.

Si a pesar de recortar ves que tus finanzas tras el verano no se pueden recuperar porque te ha surgido un gasto imprevisto, tienes la opción de pedir un crédito online en Monedo Now e ir pagándolo en los meses siguientes en cuotas personalizadas.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.