Así les cambió la vida tras ganar la Lotería de Navidad

Hay que admitirlo, el que más o el que menos ha fantaseado más de una vez con cómo sería su vida si le tocara la Lotería de Navidad. Dejar el trabajo, quitarse de encima la hipoteca, viajar y darse algún capricho son planes que se le han pasado por la mente a los que han comprado un décimo en los últimos meses. Por desgracia, en la mayoría de los casos esas ilusiones se van al garete sobre la 1 de la tarde del día 22 de diciembre, cuando los niños de San Ildefonso sacan la última bola del bombo pequeño mientras en el bombo grande aún quedan muchos números sin premiar.

Se hace más llevadero que otros se hayan hecho millonarios con la Lotería de Navidad y tú no cuando los agraciados son personas que pasaban con apuros económicos. Es el caso de una mujer de Cerdanyola del Vallé al que su vecina le regaló un décimo que resultó premiado en 2010. La señora, que estaba en silla de ruedas, vivía de alquiler en un piso sin ascensor y gracias al dinero ganado pudo cambiarse a una vivienda donde sí había, tal y como se recoge en esta noticia de Europa Press.

Lotería

Por lo general, las personas afortunadas son reacias a contar nada de sus vidas tras convertirse en millonarios, aunque las pocas que lo hacen coinciden en que con el premio de la Lotería de Navidad la vida tampoco les ha cambiado tanto. Eso sí, viven más desahogados, después de “tapar agujeros”, como se suele decir. Es lo que le ocurrió a Alberto Aguirre, que ganó 320.000 euros el 2014 y lo hizo una semana después de firmado una hipoteca para comprar el local que ocupaba su papelería, donde seguía en 2016, según se recoge en un reportaje de El Mundo.

En el mismo texto se narraba la historia de José Ynglada, que no dejó de trabajar como chef después de ganar 3,5 millones de euros en 2014. Aseguraba Ynglada que su trabajo es su pasión, que no lo iba a abandonar y que no había tocado el dinero, que lo había puesto en un fondo en el banco a nombre de sus hijas.

Tampoco dejó su trabajo en la hostelería Jaime García, que invirtió parte de los dos millones que le tocaron en 2013 en ampliar su restaurante La Cantera de Alicante, como contó a ABC. Se ve que García no comparte con muchos españoles el deseo de no madrugar más tras ganar la Lotería porque seguía haciéndolo para ir a la lonja a comprar marisco y pescado fresco. La misma noticia recoge el caso de Ricardo Jiménez, que cuando ganó en 2008 aseguraba que iba a seguir trabajando. Años después, aseguró que el dinero se gastó “enseguida” y que su vida apenas cambió.

Si el 22 estás entre los afortunados que han ganado un pellizquito, o mejor aún un buen pellizco, de la Lotería de Navidad puedes coger ideas de las experiencias de los agraciados de otros años. Y si no has visto tu décimo premiado ni con un reintegro ya sabes aquello que dicen, “lo importante es la salud”. Además, para cubrir imprevistos económicos siempre puedes acudir a Monedo Now.

Te toque la lotería esta Navidad o no, te recomendamos leer las 10 claves de la educación financiera, para hacer siempre un buen uso de tus finanzas.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.