Manual de autónomos para ‘dummies’

Si estás pensando en trabajar por tu cuenta, hay ciertas cosas que debes saber antes de hacerte autónomo. No es que en el blog de Monedo Now vayamos a proponerte un vademécum de leyes y/o fiscalidad, pero sí un Manual De Autónomos Para Dummies para que, al menos, estés al corriente de los trámites mínimos que tienes que llevar a cabo si quieres ser tu propio jefe.

Lo primero que tienes que saber es que no estás solo. En España hay más de 3,2 millones de trabajadores autónomos, según datos del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), recogidas por el programa de facturación y contabilidad Debittor. Una cifra que ha cambiado poco desde el inicio de la crisis en 2008 y que según la misma fuente, “requiere matices”: porque lo que se dice trabajadores autónomos “propiamente dichos”, entendidos como aquellos que “no pertenecen a sociedades mercantiles, cooperativas, ni otras entidades societarias”, no llegan a los dos millones. Eso sin contar los falsos autónomos, que son aquellos que facturan la práctica totalidad de sus ingresos a la misma empresa.

Lo segundo, es que los trámites van más allá de darte de alta como autónomo en Hacienda y que, lógicamente, serán mayores y más complicados cuanto más necesites para desarrollar tu actividad como trabajador autónomo. Es decir, si no necesitas oficina, ni vas a tener trabajadores empleados, entonces como mínimo tendrás que darte de alta en Hacienda y en la Seguridad Social.

Para ser autónomo, como mínimo, tienes que darte de alta en el IAE, el Censo de Empresarios y el RETA

Pero si quieres ir más allá, tendrás que gestionar en el Ayuntamiento la licencia de apertura (y la de obras si hicieras reformas) y comunicar al organismo competente en tu comunidad autónoma la apertura del centro de trabajo.

Manual de Autónomos: ¿qué trámites hay que hacer?

Impuesto de Actividades Económicas (IAE):

Es una tasa que grava el ejercicio de la actividad profesional y clasifica las actividades empresariales y profesionales, a través de un código llamado ‘epígrafe de la actividad’. Está regulado por el Real Decreto Legislativo 1175/1990 y aunque desde 2003 están exentos de pagarlo los autónomos y las empresas que facturan menos de un millón de euros al año, darse de alta en el IAE es obligatorio.

Los autónomos exentos de su pago quedan automáticamente dados de alta presentando el Alta Censal (que se explica a continuación), pero quienes facturan más de un millón de euros tienen que presentar los modelos 840 y 848.

Hacienda:

Si quieres ser autónomo, tienes que comunicarlo a Hacienda, dándote de alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. Puedes hacerlo unos diez días antes de empezar tu actividad profesional, de forma presencial en las oficinas de la Agencia Tributaria o bien online, si tienes certificado digital o DNI electrónico.

Tendrás que facilitar tus datos personales, señalar la actividad que vas a realizar y dónde (ubicación), y señalar si te vas a acoger a un régimen fiscal general o simplificado (es decir, cómo vas a tributar). Es lo que se conoce como Alta o Declaración Censal y se puede hacer por dos vías, dependiendo de si eres persona jurídica (sociedad civil o mercantil) o persona física (autónomo “propiamente dicho”):

  1. Modelo 036: para personas jurídicas, se denomina alta en el régimen general.
  2. Modelo 037: para personas físicas con NIF y se denomina régimen simplificado (de hecho es como el modelo 036, pero más simple).

En cualquier caso, además del impreso oficial, tendrás que presentar fotocopia y original del DNI (o CIF) para sociedades y el impreso de alta en el IAE. Este trámite tendrás que hacerlo cuando quieras introducir cualquier modificación o comunicar el cese de tu actividad como autónomo.

Alta en la Seguridad Social:

Una vez obtenido el Acta Censal, tienes un plazo de 30 días para darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social. Se hace presentando el modelo TA0521 en alguna de sus administraciones, acompañado de original y fotocopia del DNI, del Alta Censal (modelo 037) y del IAE. Si anteriormente has trabajado por cuenta ajena, tendrás que presentar también original y copia de la tarjeta de la Seguridad Social. Y los profesionales colegiados tendrán que presentar el correspondiente Certificado de su Colegio Profesional.

autónomos_2

En este punto decides tu base de cotización (el sueldo que crees que vas a tener) y las coberturas por la que cotizas, por las que tendrás que abonar la cuota de autónomos. Esta se paga mensualmente mediante domiciliación bancaria.

Su cantidad es un porcentaje sobre tu base de cotización, que tiene que estar entre un mínimo y un máximo establecidos anualmente por el Gobierno. Debido a la ausencia de Presupuestos Generales del Estado en enero de 2017, la base mínima de cotización para este año es de 893,1 euros y la máxima de 3.642 euros. Más del 80% de los autónomos opta por la mínima. El porcentaje que se aplica sobre estas bases de cotización es del 29,8%, por lo que la cuota de autónomos de 2017 para la base mínima de cotización es de 267,03 euros mensuales.

No obstante, desde 2013 existe la tarifa plana de 50 euros para nuevos autónomos, que se aplica automáticamente en el momento de darse de alta en el RETA por primera vez, siempre y cuando se cumplan unos requisitos. A saber: no ser administrador de una sociedad mercantil, no haber recibido ninguna bonificación como autónomo de la Seguridad Social y no ser autónomo colaborador.

Los nuevos autónomos tienen una tarifa plana de 50 euros durante los primeros seis meses y el 50% de la cuota de la base mínima de cotización los seis siguientes.

La tarifa plana de autónomos varía durante el primer año y medio, de forma que durante los seis primeros meses se pagan 50 euros al mes; 133 euros mensuales (el 50% de la cuota mínima) durante los seis meses siguientes y 187 euros durante el tercer semestre (se aplica una deducción del 30% a la cuota mínima).

Por otro lado, también existen bonificaciones en el RETA para colaboradores, autónomos con discapacidad, jóvenes, trabajadores de Ceuta y Melilla, mayores de 65 años o aquellos con cese de actividad por maternidad o paternidad.

Otros gastos que tienen los autónomos

Además de la cuota de cotización, los autónomos pagan también impuestos. Lo hacen a través del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) y el IVA.

El IVA se aplica sobre la base imponible en la factura y se paga a Hacienda trimestralmente. El IVA general actual es del 21%.

El IRPF se puede pagar por dos vías:

  1. El sistema de retenciones sobre ingresos: Es el que usan los autónomos profesionales y consiste en descontar un porcentaje fijo de la base imponible en cada factura emitida.
  2. El sistema del Modelo 30: Es el de los autónomos en régimen empresarial y consiste en pagar a cuenta del IRPF el 20% del beneficio trimestral acumulado.

Desde 2015, el IRPF es del 15%, y del 7% para nuevos autónomos durante los tres primeros años de alta, siempre y cuando no hayan desarrollado ninguna actividad profesional anteriormente.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.