¿Qué hacer si te sale a pagar el IRPF?

Es uno de los momentos más temido durante los meses que dura el periodo de presentación de la Declaración de la Renta: ver en el borrador ese signo de más que significa que hay que pagar el IRPF. Ya puedes revisar una y otra vez las casillas y buscar deducciones hasta debajo de las piedras, si la declaración sale a ingresar no te queda otra que hacerte a la idea y desembolsar la cantidad que aparece señalada.

Cuando en el borrador te aparece que tienes que pagar el IRPF, un poco más abajo de donde refleja la temida cantidad, te da la opción de domiciliar el pago, que es la manera más sencilla para que no tengas que hacer el ingreso vía electrónica o acudiendo a una entidad bancaria. Si, con un poco de suerte, el montante a ingresar no es muy alto, puedes hacerlo en un solo pago que se cargará en la fecha que aparece en letra pequeña en el apartado Fraccionamiento del pago o ingreso. En dicho apartado, tienes además la opción de elegir pagar el IRPF en dos veces. En ese caso, tendrás que afrontar el 60% de la cantidad a ingresar en el primer plazo y el restante 40% unos meses después, generalmente en otoño, en una fecha que aparece en el apartado Opciones de pago del 2º plazo.

Otra forma de pagar el IRPF

pagar el IRPF

Si te sale a pagar el IRPF y eres una persona que está casada, existe la posibilidad de compensar si a tu pareja le sale a devolver, siempre y cuando cada uno haya hecho su declaración de la renta de manera individual. De esto modo, si a ti te toca pagar, por ejemplo, 500 euros y a tu pareja le devuelven 400, solo tendrás que ingresar 100. Esto lo tienes que indicar en el apartado Resumen de la declaración, el mismo donde aparece la casilla que te indica si la declaración es a pagar o a devolver.

Hay una alternativa para no pagar el IRPF en el momento de presentar la declaración de la renta, aplazar el abono. Pero para ello tienes que demostrar a Hacienda, en un proceso algo más complicado, que tu situación económica no es buena en ese preciso momento. Deberás presentar además una propuesta de calendario de cuando piensas hacer los pagos. Eso sí, el aplazamiento no te saldrá gratis. Hacienda te cobrará un 3% por la demora.

No pagar el IRPF te puede traer muchos quebraderos de cabeza ya que Hacienda te multará y puede acabar embargando tu sueldo o tus bienes hasta que se cobre todo lo que debes, porcentaje de demora incluido. Si en el momento de presentar la declaración de la renta no tienes liquidez y Hacienda no acepta aplazar el pago, puedes pedir un préstamo en Monedo Now y tener el dinero que necesites en tu cuenta del banco en apenas unos minutos y siguiendo unos sencillos pasos. Lo podrás devolver en unas cuotas que se adaptan a tu situación financiera y te quitarás de encima la preocupación de que Hacienda, que es implacable, esté encima de ti.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.