Qué debes saber antes de alquilar un piso

El alquiler es un valor en alza. Tanto, que casi un cuarto de los españoles (23,5% en 2015, según datos de Fotocasa) vive en régimen de arrendamiento. Si esta es tu opción, ya seas arrendador o arrendatario, hay ciertas cosas que debes saber antes de alquilar tu piso. En Monedo Now te las vamos a comentar para que no te engañen.

Barcelona, Madrid y San Sebastián son las ciudades donde es más caro alquilar una vivienda

Lo primero que tienes que saber es que el precio del alquiler está aumentando. Según Idealista, solo en el segundo trimestre de 2016 los niveles de renta aumentaron un 5,8%, hasta alcanzar los 7,8 euros al mes/m2. En tasa interanual, el aumento de media nacional es del 8,5%. Y la tendencia sigue siendo al alza. El mismo análisis de Idealista pone también de manifiesto que Barcelona es la ciudad donde los alquileres están más caros, con una media de aproximadamente 16 euros/m2, seguida de Madrid (13 euros/m2) y San Sebastián (unos 12 euros/m2).

Lo que tienes que saber antes de alquilar tu piso

  1. Duración del contrato: La duración mínima de un contrato de alquiler es de un año, aunque puede ser pactada libremente y según conveniencia por las dos partes contratantes (arrendatario e inquilino). Llegada la fecha del vencimiento, se prorrogará por un año más si ninguna de las partes ha manifestado su derecho de disentimiento. Transcurridos tres años de la firma de un contrato por un año, sin nadie se pronuncia con al menos 30 días de antelación, el contrato se prorrogará necesariamente un año más. Se entenderán celebrados por 1 año los arrendamientos para los que no se haya estipulado plazo de duración o este sea indeterminado.alquilar_piso
  2. Disentimiento: El arrendatario o inquilino puede dejar el piso alquilado antes del año de contrato, siempre y cuando hayan transcurrido seis meses de habitabilidad y lo haya comunicado al arrendador o casero con al menos 30 días de antelación. De hecho, el inquilino ha de comunicar siempre su intención de dejar la vivienda al dueño de la misma con 30 días de antelación. El arrendador, por su parte, no podrá disponer de la vivienda alquilada antes del primer año de contrato. Una vez transcurrido, si la necesitase como vivienda permanente para sí o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o para su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial, deberá comunicarlo al inquilino con un plazo mínimo de antelación de dos meses. En este supuesto, la prórroga anteriormente expuesta se considera nula y el inquilino está obligado a entregar la vivienda al casero.
  3. Renta: Es pactada por las partes y se abona, si no hay objeciones, dentro de los primeros siete días del mes. La ley establece que en ningún caso el arrendador puede pedir adelanto. Si no se ha negociado nada al respecto, se actualiza anualmente conforme a los movimientos del IPC (Índice de Precios al Consumo). Es decir, subirá en la proporción en que lo haga el IPC, mientras que si este es negativo, ha de bajar. Transcurridos tres años del alquiler, si ha hecho reformas en el piso, el arrendador podrá subir el precio de forma proporcional a las mejoras realizadas, pero nunca más de un 20% de la renta vigente en el momento en que se hicieron.
  4. Fianza: Es obligatoria y hay que entregarla en el momento de la firma del contrato. La ley establece una cantidad equivalente a un mes de alquiler para inmuebles destinados a vivienda y a dos si se alquila con otra finalidad. Aunque el alquiler se actualice con el IPC, la fianza no tiene porqué serlo dentro de los tres primeros años. De mutuo acuerdo con el inquilino, el arrendador puede pedir más de una mensualidad o algún tipo de aval para alquilar el piso. En este sentido, la Ley establece que la fianza ha de ser devuelta en el plazo de un mes de la entrega de las llaves al arrendador. De no ser así, devengará el interés legal a favor del inquilino.
  5. Subarrendamiento y suministros: El subarrendamiento solo es legal de forma parcial y previo consentimiento del arrendador. Los suministros los pagará siempre el inquilino en la forma que acuerde con el arrendador, que puede ser por domiciliación bancaria o pagándolos junto con el alquiler. En el caso de inmuebles con más de 20 años de antigüedad, el casero deberá aportar la oportuna Certificación de Instalación Eléctrica si quiere un cambio de titularidad del contrato de suministro eléctrico.
*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Tagged in: