7 situaciones que nos llevan a pedir un préstamo

En ciertos momentos de nuestra vida necesitamos un empujón económico para poder a salir a flote de las situaciones difíciles que se nos presentan. Y es que ¿quién no ha tenido alguna vez un imprevisto que le ha obligado a afrontar un gasto con el que no contaba? Pedir un préstamo personal a tu medida puede ser la solución idónea frente a baches económicos que requieren una respuesta rápida y eficaz. Nos evitan el apuro de tener que pedir dinero a amigos y familiares, y nos permiten tener el dinero que necesitamos de manera inmediata, sin esperas ni complicaciones.

A continuación te mostramos algunos de los situaciones más comunes que se pueden solucionar sin problemas con la financiación de un préstamo rápido.

7 situaciones que se solucionan al pedir un préstamo rápido

Éstas son solo algunas de las situaciones complicadas que se pueden atajar con el dinero rápido y sin gastos ocultos de un préstamo personal:

  1. Avería en el coche. Las averías en el coche siempre llegan en los momentos más inoportunos y exigen una respuesta rápida y concisa. Los problemas más comunes que pueden afectar a nuestro coche en algún momento de su vida son fallos electrónicos, fugas de aceite, deterioro de los rodamientos, desgaste o deformación de los discos de freno, rotura de los brazos de suspensión, saturación del catalizador… La reparación de estos contratiempos nos puede costar entre 50 y 300 euros, dependiendo del taller y de la magnitud de la avería. No obstante, existen situaciones que requieren un mayor desembolso económico, como, por ejemplo, cuando sufrimos un pequeño accidente y debemos cambiar una parte de la carrocería, o cuando necesitamos reponer piezas de alto valor económico. Un préstamo rápido nos permitirá reparar nuestro coche de manera inmediata e ir pagando el importe en cómodos plazos que se adapten a nuestra situación económica y a nuestras necesidades.
  2. 7 situaciones que se solucionan con un préstamo rápidoProblemas en casa. Una tubería rota, un grifo estropeado, electrodomésticos que dejan de funcionar correctamente, problemas de humedades… Nuestros hogares no se cansan de darnos sorpresas capaces de poner patas arriba la economía familiar. Algunas de las averías que podemos sufrir en casa tienen fácil arreglo, pero otras exigen un importante desembolso por nuestra parte. En ambos casos su arreglo se convierte en un asunto prioritario que debemos abordar con la mayor rapidez posible si no queremos que nuestra propia casa se convierta en un infierno. Precisamente por esto, los préstamos personales se perfilan como una solución de financiación rápida ante cualquier avería doméstica que se nos presente.
  3. Tratamientos de salud. La salud es lo más importante y, cuando nos falla, nos gusta saber que podemos poner los medios necesarios para recuperarnos lo antes posible. En este sentido, un préstamo rápido nos puede ayudar a financiar tratamientos y servicios de salud que son especialmente costosos, como implantes dentales, ortodoncias, sesiones de fisioterapia y rehabilitación…
  4. Gastos de estudios y formación. La difícil situación del mercado laboral nos obliga a formarnos continuamente y a no descuidar nuestro curriculum si queremos estar entre los favoritos a la hora de optar a un puesto de trabajo. La tasa de desempleo entre quienes tienen estudios de posgrado, máster o MBA se ha reducido en los últimos años en comparación con quienes solo tienen en su haber el título universitario. Sin embargo, esta formación no resulta nada económica. Según el Observatori Universitari de Catalunya, el precio medio del máster se sitúa en unos 2.000 euros, una cifra que muchas personas no se pueden permitir pagar de un día para otro. Quizás por este motivo, los préstamos personales se han convertido en una forma habitual de financiar estudios de posgrado y cursos de formación. Quien los solicita recibe el dinero que necesita para formalizar la matrícula en tan solo unos minutos y puede ir devolviéndolo poco a poco, en las cuotas que mejor se adapten a su situación económica.
  5. Multa de tráfico. Correr más de la cuenta, tener un despiste al volante o conducir, en definitiva, de manera imprudente, puede traer importantes consecuencias para tu bolsillo. Por ejemplo, circular a 30 kilómetros por hora más de los permitidos por la ley puede suponer una multa de hasta 300 euros; conducir utilizando el teléfono móvil o programando el navegador es considerado una falta grave y supone un desembolso de hasta 200 euros, la misma cifra con la que nos pueden sancionar si no llevamos puesto el cinturón de seguridad, o el casco en el caso de que nos desplacemos en moto. Las sanciones más graves tienen mucho que ver con el consumo de alcohol y drogas (circular con un exceso de alcohol en sangre superior a 0,50 mg/litro o conducir bajo los efectos de las drogas supone una multa de hasta 500 euros) y con la instalación de mecanismos de inhibición de la vigilancia de tráfico o sistemas de localización de radares, cuya sanción asciende hasta los 6.000 euros.
  6. Viaje inesperado. Una boda que se celebra lejos de casa, la visita a un amigo o familiar que se ha puesto enfermo y que vive en otra ciudad, un evento importante que no podemos perdernos… Ni la distancia ni el dinero tienen por qué ser un problema si realmente deseamos estar ahí. Y es que los préstamos personales también ayudan a hacer frente a los gastos que trae consigo un viaje con el que no contábamos, y que tenemos que pagar y organizar rápidamente.
  7. 7 situaciones que se solucionan con un préstamo rápidoGastos veterinarios. Son la alegría de la casa y estamos dispuestos a hacer todo lo posible para que ellos sean tan felices como nos hacen a nosotros. Hablamos de las mascotas, que se han convertido ya en un miembro más de la familia y, como tal, merecen todas las atenciones. El 43 % de los españoles convive con un animal de compañía y conoce bien los cuidados que necesita. La visita al veterinario rara vez sale por menos de 30 euros y, si nuestro animal se pone malito y necesita una operación, el gasto se eleva hasta límites que muchas familias no se pueden permitir. En casos como éstos, los créditos personales pueden convertirse una forma de financiación rápida al alcance de prácticamente cualquier persona.

*Por favor ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar