Cláusula suelo: qué es y cómo reclamarla

Las cláusulas suelo de las hipotecas a interés variable ya se pueden reclamar, tras la histórica sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea por considerarlas abusivas. No en vano, la banca tendrá que desembolsar entre 5.000 y 7.500 millones para indemnizar los aproximadamente 3,5 millones de afectados, según los datos recogidos por Idealista. La sentencia del TJUE, que se hizo pública a mediados del pasado mes de diciembre de 2016, establece además que debe devolverse todo el dinero cobrado de forma indebida desde que los bancos empezaron a incluir estas cláusulas en sus contratos, cuando corría el año 2009.

¿Qué es una cláusula suelo?

Si tienes una hipoteca a interés variable (en la que pagas más o menos en función del Euribor –tasa de intereses que se calculan a nivel europeo y fluctúan constantemente–), a estas alturas ya sabrás perfectamente de qué te estamos hablando. Si no la tienes, quizá pienses que se trata de una disposición referente al terreno sobre el que está levantada una vivienda, pero para nada. No tiene nada que ver.

La banca tendrá que desembolsar entre 5.000 y 7.500 millones para indemnizar los aproximadamente 3,5 millones de afectados

La cláusula suelo, al igual que la cláusula techo, son estipulaciones contractuales en una hipoteca, por las que se establecieron unos topes máximos por encima (techo) y por debajo (suelo) sobre los que los intereses vinculados al Euribor. Es decir, si la cláusula techo establecía un 12% y el Euribor subía a un 15%, no se pagaría más del 12% pactado. Del mismo modo, si el Euribor bajaba a un 1% y la cláusula suelo estaba en un 3%, los hipotecados seguirían pagando al banco un interés mínimo del 3%, dos puntos más de lo que marca la tasa de interés europea. Una medida que puede parecer justa, si no tenemos en cuenta que el máximo alcanzado por el Euribor fue del 5% en el verano de 2008. Y justo a partir de 2009, el Euribor bajó. Bastante. Pero muchos hipotecados no lo notaron, porque siguieron pagando el 3% de cláusula suelo al banco. Así fue como muchos afectados se enteraron de su existencia.

¿Cómo reclamar una cláusula suelo?

Aunque lo más aconsejable en este caso es acudir a un abogado especializado que se maneje bien en estas lides, puesto que ya se pueden reclamar las cláusulas suelo, en Monedo Now queremos ayudarte explicándote las pautas más importantes a seguir. Lo primero que tenemos que saber es si nuestra hipoteca tiene o no cláusula suelo. Para ello basta con mirar el recibo y fijarse en los intereses: si restando el tipo de interés diferencial obtenemos un resultado superior al Euribor, entonces podemos iniciar un proceso de reclamación.cláusula_suelo

El afectado puede presentar su reclamación en cualquier sucursal física del banco o caja que le haya concedido la hipoteca. La entidad en cuestión deberá remitir al consumidor el cálculo de la cantidad a devolver con los intereses incluidos, siempre y cuando haya aceptado la reclamación. En caso contrario, debe hacer saber al interesado las razones por las que su reclamación ha sido denegada.

Tras recibir la comunicación por parte de la entidad que le ha dado la hipoteca, el hipotecado tiene que manifestar al banco o caja su acuerdo o desacuerdo con la entidad. En caso positivo, el banco o caja realizará la devolución del efectivo, realizándose todo el proceso en un plazo de tres meses.

Para saber si la cantidad que nos va a devolver el banco es correcta, hay que realizar un cálculo de cuánto dinero se ha pagado de más desde la firma del contrato hipotecario. Dada la dificultad que puede conllevar conocer esta cuantía exacta, diferentes organismos de protección de los consumidores, como puede ser la OCU, ponen a disposición de los usuarios calculadoras para facilitar esta tarea.

La reclamación se presenta directamente en alguna sucursal del banco o caja que nos haya dado la hipoteca, que estudiará cada caso de forma individual

Las cláusulas suelo pueden reclamarse incluso cuando la hipoteca esté amortizada, si bien el banco estudiará cada caso de forma individual y no tiene porqué hacer ningún cálculo si no va a devolver el dinero.

Presentar una reclamación de cláusula suelo extrajudicial es, en principio, gratuito. Y si el banco acepta y se produce la devolución sin necesidad de realizar otros trámites, el proceso acabaría aquí. Pero esta solución no es la más frecuente, con lo que el paso siguiente es presentar una nueva reclamación ante el Banco de España o reclamar directamente ante los tribunales. Si optamos por esta última opción, los expertos recomiendan formar parte de alguna de las asociaciones de consumidores que presentan demandas colectivas.

En este último caso conviene saber que un Real Decreto de protección de los consumidores, aprobado en consejo de Ministros a finales del pasado mes de enero, establece que “el consumidor puede decidir ir a la vía judicial directamente, pero una vez iniciado el procedimiento extrajudicial y hasta que se haya resuelto este, las partes no podrán ejercitar entre sí ninguna acción judicial o extrajudicial alternativa en relación con la misma reclamación”. Y en caso de duda, por supuesto, poner el caso en manos de un profesional acreditado.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.