Costes de un préstamo en una entidad bancaria

Cuanto una persona piensa en pedir un préstamo personal una de las primeras cosas que se le vienen a la cabeza es cuánto pagará en intereses. Sin embargo, el interés no es lo único a lo que se tiene que prestar atención antes de decidirse a pedir dinero. Hay otros costes de un préstamo que pueden pasar más desapercibidos en un primer vistazo pero que son necesarios conocer. Vamos a desgranar a continuación los costes de un préstamo en una entidad bancaria para despejar todas las dudas.

Costes de un préstamo en un banco

  1. Intereses: Es el coste más conocido y se puede definir coloquialmente como el precio que cobra una entidad financiera por prestar el dinero. Se calcula aplicando un porcentaje sobre la cantidad prestada. Los intereses pueden ser fijos o variables. En el primer caso la persona que recibe el dinero conoce desde el principio la cantidad total que tiene que pagar porque se mantiene constante durante todo el contrato. Como el cliente no asume el riesgo de que incremente el precio del dinero, el tipo suele ser mayor que en el caso de los variables. En estos últimos, el tipo se va modificando en función de la evolución del tipo que se tome de referencia, como por ejemplo el Euribor. Existen también los intereses de demora, que se cobran cuando el cliente no lograr pagar las cuotas previstas en el plazo fijado. costes de un préstamo
  2. Comisión de estudio: Se paga a la entidad bancaria las gestiones que tiene que hacer para comprobar la solvencia de la persona que solicita el préstamo. Si no se le concede no se le cobra, a no ser que se hayan visto implicadas otras personas o empresas en el análisis y se haya pactado previamente con el solicitante. Se suele cobra como un porcentaje sobre la cantidad solicitada.
  3. Comisión de apertura: Son los honorarios por los gastos administrativos que supone, como su nombre indica, la apertura del préstamo y la puesta a disposición del cliente del dinero. Se cobra, usualmente, en el momento en que se firma la operación y suele consistir en un porcentaje del montante que se ha pedido.
  4. Comisión de modificación de condiciones: La entidad bancaria te puede exigir una cantidad de dinero si quieres que se cambie alguna de las características del préstamo por los trámites que debe realizar.
  5. Comisión por cancelación: Si decides terminar de pagar un préstamo antes de lo acordado en el contrato puedas que tengas que pagar. Conviene conocer la cantidad que el banco cobrará por este concepto antes de decidirte a cancelarlo porque hay casos en los que si queda poco para terminar con las cuotas puede que resulte más beneficioso seguir pagando.

Por otro lado, cabe destacar que si solicitas un préstamo a través de una entidad financiera online como Monedo Now podrás ahorrarte muchos de estos costes. Además, la decisión sobre la concesión del préstamo es inmediata, por lo que el proceso es mucho más ágil que en una entidad bancaria tradicional.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personalantes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.