Pedir un crédito tras las vacaciones: cuándo sí y cuándo no

La vuelta de las vacaciones supone una verdadera cuesta arriba. No solo hay que volver al trabajo, la rutina y los horarios. Un simple vistazo a la cuenta corriente puede hundir la moral del más optimista si no ha sabido controlar los gastos durante el verano. Esos desembolsos extras, unidos en el caso de muchas familias a los que acompañan la vuelta al cole, hacen pensar en pedir un crédito tras las vacaciones. Pero antes de hacerlo debes meditar si realmente necesitas y, sobre todo, si debes solicitarlo.

Lo primero que tienes que calcular antes de pedir un crédito tras las vacaciones es tu capacidad para endeudarte (lee aquí Capacidad de endeudamiento: qué es y cómo se calcula). Los expertos en finanzas personales coinciden en señalar que una persona no debe emplear para pagar un préstamo más del 35% o 40% del dinero que le quede disponible de sus ingresos tras pagar los gastos fijos. En estos gastos fijos se incluyen, entre otros, el pago de los recibos de suministros, la hipoteca o alquiler, así como el dinero destinado a comprar comida. Ten en cuenta, además, que septiembre es un mes en el que los gastos aumentan si tienes que adquirir material escolar y ropa de invierno. No vayas a pedir un crédito tras las vacaciones sin antes haber hecho las cuentas, vaya que luego no tengas el dinero para devolver las cuotas.

No pidas un crédito tras las vacaciones si ya tienes uno
crédito tras las vacaciones

Una opción que hacen algunas personas para poder pagar un préstamo es pedir otro. Es un movimiento muy arriesgado que puede traerte más problemas que soluciones. Es algo así como pan para hoy y hambre para mañana. Puede que te alivie el primer mes, pero luego tu deuda será mayor y te será para difícil. Es aconsejable pedir un crédito tras las vacaciones si no tienes otro ya. Si pediste uno para irte de veraneo y aún lo estás pagando, no te arriesgues a pedir otro. Como mucho puedes pedir una ampliación del que tienes si calculas que puedes asumir un aumento de las cuotas y si has ido pagando las mismas sin problemas. De hecho, en Monedo Now se ofrece a los usuarios que cumplen con los primeros pagos, la posibilidad de pedir más dinero sin tener que solicitar otro préstamo.

A la hora de pedir un crédito tras las vacaciones ten cuidado también en el lugar en el que lo solicitas y si se ajusta a tus necesidades. En Monedo Now, la tecnología utilizada permite en apenas unos minutos analizar tus finanzas y ofrecerte un producto personalizado que te permita pagarlo cómodamente. Si al hacer tu solicitud en Monedo Now, esta te viene rechazada, es porque no te conviene adquirir un préstamo. Tómatelo como una medida de precaución y advertencia, y no te lances a la desesperada a buscar el dinero en otras compañías financieras, porque quizá no se preocupan por tu economía.

Lo regla de oro que debes tener siempre clara antes de pedir un préstamo es calcular si vas a poder pagarlo sin poner en riesgo tus finanzas ni las de tu familia. Encadenar créditos te puede parecer una buena opción para hacer tu vida más fácil, pero no te engañes, tienes que vivir conforme a tus ingresos y solo acudir a los préstamos para gastos puntuales.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.