¿Cuándo prescribe una deuda?

Hay situaciones en la vida en las que por una razón o por otra se acaba debiendo dinero. No es una circunstancia del agrado de nadie, por eso una de las preguntas que más resuenan en las cabezas de las personas deudoras es cuándo prescribe una deuda. Lo que podríamos llamar la fecha de caducidad depende del tipo de deuda que sea, eso sí hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales.

El primero es que no prescribe una deuda cuando el acreedor ha ejercido alguna acción judicial o extrajudicial para reclamarla. Puede ser mediante un requerimiento notarial o una simple carta. El segundo es que tampoco tiene fecha límite cuando el deudor ha reconocido expresa o tácitamente la existencia de la deuda. En estos dos casos la respuesta a cuándo prescribe una deuda es en el momento en que se pague. Ten en cuenta esto tanto si eres el acreedor como el que debe el dinero. Pero veámos casos más concretos a continuación.

Cuándo prescribe una deuda según su tipología

Eso sí, estarás un tiempo con temor a abrir el buzón o recibir una llamada porque cuando prescribe una deuda es con el paso de varios años. Tres, que se dice pronto, es lo que tardan en extinguirse los impagos relacionados con los suministros como la luz, el gas, la luz o el teléfono. Eso siempre que no te haya llegado una carta de la compañía reclamándola.

Cuándo prescribe una deuda

Otro de los compromisos monetarios que más se suelen incumplir son los del alquiler de una vivienda. En este caso la respuesta a cuándo caduca una deuda es cinco años. Multiplicado ese periodo por cuatro, es decir 20 años, es lo que tarda en vencer el impago de la hipoteca. Y teniendo en cuenta que son dos décadas desde la fecha de vencimiento fijada en el préstamo. En pocas palabras, podrá pasar casi una vida entera y esa deuda no se habrá extinguido.

También son muy comunes las deudas con las tarjetas de crédito. Los pagos con ellas caducan a los cinco años, sin embargo, si se considera la tarjeta un préstamo personal, es decir un producto financiero, que se obtiene mediando un contrato con el banco, la prescripción se alarga hasta los 15 años. Es altamente improbable, por no decir imposible, que la entidad financiera no reclame la deuda apenas hayan pasado unos pocos meses desde su incumplimiento. Y además solicite que se le paguen intereses.

Si no quieres estar preocupado casi de por vida y preguntándote cuándo prescribe una deuda, lo que tienes que hacer es calcular tu capacidad de endeudamiento antes de contratar productos financieros. Y si tienes que pedir un crédito por un problema puntual o para pagar algún recibo antes de que vaya a más lo que debes, hazlo con cabeza y en empresas como Monedo Now que miran tus finanzas y te ofrecen un producto personalizado para que no tengas problemas en devolver el dinero.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.