Deuda buena y deuda mala: ¿cuáles son las diferencias?

Antes de tomar la decisión de pedir un préstamo hay que tener clara la diferencia entre deuda buena y deuda mala. Así se evitarán los futuros problemas por no poder pagar las cuotas o por acabar debiendo más dinero del que se pensaba.

Aunque tener deudas no es plato de gusto para nadie, hay ocasiones en las que no queda más remedio que acudir a pedir dinero para poder acabar ganando más. Es como una inversión. Un ejemplo de esto, y que sirve para diferenciar la deuda buena y deuda mala, es la hipoteca que se solicita para poder comprar una casa. Es deuda buena cuando quieres la casa para alquilarla y sacar un rendimiento.

También es deuda buena cuando pides un préstamo para emprender un negocio. Quizá si esperas a tener todo el dinero que necesites se pase la oportunidad adecuada de hacerlo. Lo que tienes que tener claro en este caso es un plan de negocio y no pedir una cantidad sin antes haber calculado cuánto es lo que realmente necesitas.

De hecho, esa es otra diferencia entre deuda buena y deuda mala. Se considera mala cuando solicitas más de lo que necesitas. Al pedir un crédito debes tener en cuenta cuál es tu capacidad de endeudamiento, es decir, qué cantidad de tus ingresos puedes destinar a pagar la cuota mensual sin que eso afecte a tus finanzas y puedas llegar a fin de mes.

¿Sabes distinguir deuda buena y deuda mala?

deuda-buena-y-deuda-malaSe considera deuda buena no solo para inversiones en bienes o negocios, también en la persona, o concretamente en su educación. Por ejemplo, los créditos que solicitan los universitarios para poder estudiar una carrera. Se necesita el dinero para obtener una cualificación que en un futuro permita desarrollar una profesión que terminará dando dinero al estudiante y podrá pagar el crédito.

Cuando tengas dudas de cuándo es deuda buena y deuda mala en tu caso hazte la siguiente pregunta: ¿voy a poder pagarla sin dificultad? No caigas en el error de pedir un crédito para poder pagar uno anterior, porque así solo entrarás en un bucle de deuda mala del que cada vez te será más difícil salir.

Puede darse la circunstancia de que al pedir un préstamo personal en Monedo Now tu solicitud sea rechazada. Esto quiere decir que tus circunstancias financieras no te permiten en ese momento afrontar esta deuda. Una deuda mala es aquella que se adquiere para algo que realmente no es necesario y que supone un sobreesfuerzo económico. Antes de solicitar tu préstamo distingue si la necesidad de liquidez en ese momento viene dada por una urgencia o imprevisto que es inevitable paliar, o es un simple capricho. En el segundo caso, estaríamos ante una deuda mala, no recomendable.

Ahora que tienes claro las diferencias entre deuda buena y deuda mala, si necesitas pedir un crédito para emprender, estudiar o hacer una pequeña reforma en tu hogar para que se revalorice, puedes hacerlo en Monedo Now y tendrás hasta 5.000 euros en tu cuenta de forma sencialla. Lo único que necesitas es rellenar un simple formulario y Monedo Now estudiará tus finanzas para asegurarse de hacerte una propuesta personalizada y con cuotas mensuales que puedas afrontar.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.