La diferencia entre los microcréditos y los préstamos personales

Hay momentos en la vida de una persona en el que, bien sea por un imprevisto, por comprar un bien o embarcarse en un proyecto profesional, necesita pedir dinero prestado. Es en esa búsqueda de financiación cuando se encuentra con diferentes tipos de productos financieros. Entre ellos están los microcréditos, que no es igual al préstamo personal. Antes de entrar en detalles sobre las principales diferencias entre ambos conviene echar la vista atrás y conocer la historia de los microcréditos para entenderlos mejor.

Historia de los microcréditos

Nacieron en Bangladesh en los años 70 de la mano de Muhammad Yunus, que en el año 2006 ganó el Premio Nobel de la Paz por la puesta en marcha de esta manera de financiación. Tras estudiar en EEUU, Yunus volvió a su país natal y estudiando las necesidades de la población tras una hambruna comprendió que más provechoso que la caridad era dar créditos a las personas necesitadas para que pudieran salir adelante por ellas mismas. De hecho, él avaló personalmente los créditos de menos de 30 euros que una entidad bancaria le concedía a gente sin apenas recursos y comprobó que casi el 100% de los préstamos eran reembolsados. Para llevar a cabo su idea de dejar pequeñas cantidades de dinero a desfavorecidos con tasas de interés razonables creó Grameen Bank.

microcréditos

Este objetivo original de intentar acabar así con la exclusión sociolaboral explica que los microcréditos estén dirigidos a personas con pocos recursos para que gracias a ellos puedan poner en marcha un proyecto que les permita ganarse la vida.

Microcréditos vs. préstamos personales

  1. Avales. Una de las características que distinguen a los microcréditos de los préstamos personales es que para obtenerlos no se necesitan avales ni garantías. A diferencia de los préstamos emitidos por las entidades bancarias tradicionales, para solicitar un micropréstamo no hace falta tener ningún avalista.
  2. Cantidad. Como su propio nombre indica, la cantidad de dinero que se presta en los microcréditos es pequeña, no llegando a superar normalmente los 1.000 euros. Esto contrasta con los préstamos personales que facilitan al solicitante cuantías mayores.
  3. Devolución. En lo que sí coinciden las dos formas de financiación que estamos tratando es que en ambas hay que pagar intereses. Aunque la forma de devolución es distinta: los microcréditos suelen devolverse de una sola vez y en un plazo de tiempo inferior que los préstamos personales, que se pueden devolver a plazos en varios meses.

Si tu perfil no se ajusta al requerido para obtener un microcrédito y no puedes o quieres firmar un préstamo personal con un banco, tienes la opción de acudir a Monedo Now para solicitar un préstamo rápido de hasta 5.000 euros. Pocos minutos después de rellenar un formulario online sabrás si obtienes el dinero que necesitas sin necesidad de hacer trámites complejos. Además, en Monedo Now tampoco te pedimos aval ni nóminas. Más información en Préstamos sin nómina.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personalantes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.