Estas son las diferencias entre préstamo y crédito

Hay ocasiones en la vida en las que una persona tiene la necesidad de pedir dinero para comprar un bien, pagar un servicio determinado o afrontar un gasto inesperado. Otras veces solo necesita una ayuda extra a su economía para solventar un problema de liquidez en su negocio o comenzar una inversión de envergadura. Ante estas circunstancias son muchos los que necesitan pedir financiación, pero antes de acceder a esta vía conviene conocer las diferencias entre los términos préstamo y crédito. Y es que, aunque se suelen usar como sinónimos, estos productos financieros no son lo mismo. Es por ello que conviene saber diferenciarlos y así poder decidirse entre uno u otro.

¿Qué es un préstamo?préstamo y crédito

En un préstamo, la entidad financiera entrega a la persona solicitante una cantidad fija de dinero en el momento de la firma del mismo. Ambos acuerdan que el importe que se presta tiene que ser devuelto en un plazo determinado, normalmente mediante cuotas regulares, que pueden ser mensuales, trimestrales, etc. Lo usual es que las cuotas tengan el mismo importe durante todo el tiempo que se tarda en pagar el préstamo y con ellas se devuelve el dinero prestado y se paga una parte de los intereses. Dichos intereses se cobran sobre el total que la entidad ha prestado a la persona solicitante.

Los préstamos se suelen solicitar para la compra de un bien, como puede ser una casa (préstamo hipotecario) o un coche; o de un servicio concreto, como es el caso de los préstamos para estudiantes o aquellos que se usan para reservar unas vacaciones, por ejemplo.

¿Qué es un crédito?

En el caso del crédito, la entidad financiera pone a disposición del cliente una cantidad de dinero, pero no se la entrega toda al inicio de la operación como ocurre con el préstamo. El dinero está a disposición de la persona a la que se le concede el crédito durante un tiempo determinado y puede utilizarlo según la cantidad que necesite en cada momento. Para acceder a este dinero se puede usar una cuenta o una tarjeta.

Según el cliente vaya devolviendo el dinero, puede ir disponiendo de más, pero sin pasarse del límite acordado. Los plazos para devolver un crédito la decide el cliente, por lo que tiene más flexibilidad que los préstamos.

Los intereses se pagan en función del dinero que el cliente haya utilizado y se suele cobrar además una comisión sobre el saldo que no haya usado. Dichos intereses suelen ser más altos que los de un préstamo. Cuando se termina el plazo acordado para el crédito, este puede renovarse o ampliarse. Los créditos se suelen utilizar para superar desfases entre cobros y pagos o momentos de falta de liquidez, por lo que son más indicados para negocios que para particulares.

Las principales diferencias entre préstamo y crédito son:

  • Disponibilidad del dinero: en un solo pago o progresivo.
  • Plazos de devolución: con cuotas fijas o más flexibles.
  • Intereses: en función de la cantidad total o de la que se disponga realmente.
  • Finalidad: para la compra de un bien determinado o para superar problemas puntuales de liquidez.
*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personalantes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.