Elegir un préstamo: ¡no cometas estos 5 errores!

Cuando se necesita dinero urgente, hay que pararse a pensar para no caer en uno de los cinco errores más comunes al elegir un préstamo. En Monedo Now te mostramos los errores más frecuentes a la hora de pedir un préstamo que han cometido los prestatarios menos precavidos. ¡No los cometas tú!

Los errores más comunes al elegir un préstamo

  1. Pedir más de lo que se necesita. Existe la creencia (errónea) generalizada de que cuanto más, mejor. Wrong. Un préstamo personal es una responsabilidad que hay que pagar con intereses y comisiones, en un plazo determinado. Y cuanto menos solicitemos, menos tendremos que devolver y, por tanto, menos tiempo estaremos endeudados, por lo que es conveniente pedir solo lo que se necesite por una causa justificada.
  2. Elegir un préstamo a un plazo muy largo, para pagar cuotas más pequeñas. Pensando así, a la larga acabaremos pagando más por nuestro préstamos en intereses, además de que estaremos endeudados mucho tiempo. Sé realista, y piensa cuál es el plazo idóneo en el que podrás devolver tus cuotas sin que suponga una dificultad económica.
  3. No informarse sobre la existencia (o no) de productos vinculados al préstamo. Esto suele suceder con los préstamos bancarios, donde la concesión del préstamo a veces requiere de la contratación de otros productos como una tarjeta de crédito, una póliza de seguros, un plan de pensiones o incluso la domiciliación de la nómina. En cuanto a los préstamos que se piden por Internet, lo general es que no haya otros productos vinculados porque la mayoría de las empresas proveedoras solo se especializan en préstamos. Aún así, siempre es necesario conocer bien las condiciones de lo que se contrata.
  4. elegir_préstamoNo leer detenidamente el contrato del préstamo. Como con todo contrato, debemos leer todo detalladamente porque es en este documento donde se determinan todas las condiciones de forma oficial. Antes de contratar un préstamo hay que tener claras también todas las comisiones y condiciones impuestas que pueda llevar aparejadas y que también se detallan en el contrato.
  5. No comparar. Es otro de los errores más comunes al contratar un préstamo. Atendiendo a la enumeración que precede a estas líneas, conviene tener en cuenta los plazos, los intereses, las comisiones y sobre todo la T.A.E. (Tasa Anual Equivalente), que te permitirá comparar dos productos similares al mismo plazo para ver cuál te puede salir más rentable, productos vinculados a un préstamo aparte, de forma que a T.A.E. más alta, más caro nos saldrá el préstamo. Así las cosas, mejor invertir un poco de tiempo en buscar el préstamo que mejor adapte a nuestras necesidades que acabar invirtiendo más dinero de lo que esperamos. Hoy día existen varios sitios web de comparadores que nos hacen esta tarea mucho más sencilla. Así que ¡ya no hay excusa!
*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.