¿Puedo pedir un préstamo para abrir un negocio?

Aunque el Gobierno insiste en que la situación económica no deja de mejorar en los últimos meses, hay muchas personas que ante la imposibilidad aún de encontrar trabajo, o de tener uno de calidad y estable, deciden labrarse su futuro abriendo un negocio. Una vez superadas las dudas sobre si se está capacitado o no para despegar un negocio propio (te recomendamos hacer el  Test: ¿Tienes madera de emprendedor?), llega el momento de pensar de dónde sacar el dinero para poner en marcha el proyecto. ¿Es posible pedir un préstamo para negocios? Esta es una de las cuestiones que rondan en la cabeza de los que quieren llegar a ser empresarios. La buena noticia para ellos es que sí, si no disponen del capital necesario para dar forma a sus ideas hay diferente formas de conseguirlo. Si tú eres uno de ellos toma nota.

  1. Créditos ICO. El Instituto de Crédito Oficial ofrece ayuda a empresas y autónomos para realizar inversiones productivas en España y cubrir necesidades de liquidez. Se puede llegar a financiar hasta el 100 por 100 del proyecto con una cantidad máxima de 12,5 millones de euros. Se realiza a través de una entidad financiera que puede cobrar una comisión al inicio de la operación. Tienes un plazo determinado así como unas condiciones para solicitarlas y la entidad debe estar constituida y dada de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), aunque no es necesario tener el alta en autónomos. préstamo para negocios
  2. Microcréditos. Para ayudar a la lucha contra la exclusión sociolaboral, existen entidades que prestan cuantías pequeñas a personas con poca capacidad económica para que monten su negocio y puedan prosperar. Una de sus principales características es que no suelen exigir avales o garantías personales.
  3. Financiación bancaria. Es la opción más común entre las personas que se deciden a poner en marcha un negocio. Hay diferentes tipos de productos financieros entre los que puedes elegir. Están los préstamos a medio y largo plazo en los que el banco te da el dinero de una vez y lo vas devolviendo en cuotas con intereses. Existen también las pólizas de crédito con las que la entidad pone a disposición del empresario una determinada cantidad de dinero que este va usando en función de sus necesidades y por el que paga unos intereses según el montante que use. Otra opción son las líneas de descuento en las que la entidad financiera anticipa el valor de letras de cambio, pagarés o recibos normalizados a cambio de una comisión. Y puedes recurrir también a pedir una hipoteca si necesitas comprar un bien inmueble donde establecer tu negocio.
  4. Préstamos rápidos. Si la inversión inicial que requiere el negocio que quieres poner en marcha no supera los 5.000 euros una opción sencilla es solicitar un préstamo rápido en Monedo Now. Es la mejor solución si no quieres perder tiempo en gestiones ya que la tecnología que utiliza Monedo Now permite ofrecer un producto individualizado solo con rellenar un pequeño formulario online. En pocos minutos sabrás si el préstamo te ha sido concedido, por lo que podrás empezar con tu proyecto de futuro sin demoras.
*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personalantes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.