¿En qué fijarte al contratar un seguro de viaje?

Comprarte un billete o contratar unas vacaciones puede suponer toda una gymkana de pregunta a las que ir respondiendo: ¿quiere facturar maleta?, ¿quiere un coche de alquiler?, ¿quiere entrar el primero en el vuelo?, ¿quiere contratar sus excursiones con el hotel?… Una tras otras vas contestando casi automáticamente y apenas sin leer, pero hay una a la que se debe prestar más atención: ¿desea contratar un seguro de viaje?. Aunque lo deseable es no tener que usarlo, un seguro de viaje nos puede salvar de gastos bastante elevados en el caso de que nuestras vacaciones no vayan según lo previsto. Desde tener que anularlas antes de partir hasta, en el peor de los casos, gestionar la repatriación de un cadáver, las aseguradoras ofrecen variadas coberturas a los turistas. Es por ello que antes de rechazar o elegir un seguro de viaje conviene que te fijes en los siguientes aspectos.

Condiciones de un seguro de viaje

  • Seguro de anulación. Muchos son los viajeros que optan por adquirir un seguro de viaje precisamente por esta cláusula. Cuando con bastante antelación se compra un vuelo a un destino lejano o se pagan unas vacaciones largas, con el desembolso que ello conlleva, tener la certeza de que no se perderá todo el dinero da tranquilidad. Pero cuidado porque para que se te reembolse lo que has gastado tienes que cumplir con alguno de los requisitos que aparecen en la póliza por lo que conviene leerlos cuidadosamente y ver si se adaptan a tus circunstancias. seguro de viaje
  • Pérdida o daño del equipaje. Otra de las coberturas más demandadas por los viajeros. Pero atención que no es oro todo lo que reluce. Hay coberturas que aseguran las pérdidas hasta una cantidad determinada y conviene saber si coincide con el valor real de lo que se lleva en la maleta.
  • Fenómenos naturales. Cada vez es más frecuentes elegir como lugar de vacaciones destinos exóticos donde las tormentas, tifones o huracanes no son descartables en algunos meses del año. Es deseable conocer si el seguro cubre el cambio de vuelo o la prolongación de la estancia si el viajero queda atrapado por las lluvias en un país extranjero.
  • Actividades de aventura. No para todo el mundo las vacaciones son sinónimo de relax, playa y hamaca. Muchos son los que prefieren apostar por el turismo de aventura, por lo que si ese es tu caso tendrás que contratar una póliza en la que venga recogida este apartado en particular.
  • Cobertura médica. Caer enfermo o sufrir un accidente no es precisamente lo que uno espera cuando planea un viaje, pero no está de más ser previsores. Desde dolencias menores como una torcedura de tobillo o una picadura de un mosquito en un ojo a otras más graves que requieran hospitalización pueden ocurrir y conviene saber si el seguro estipula alguna cantidad máxima de la que se hace cargo. Del mismo modo es necesario conocer de antemano si pagan el retorno del enfermo y si también cubren los gastos del billete de un acompañante
  • Repatriación. Es el peor de los casos, pero en situaciones tan dolorosas como un fallecimiento hay que tener claro si la aseguradora costea los gastos de repatriación del cadáver y si se hace cargo de los trámites necesarios para ello.

Si estás planeando una escapada no te pongas a pensar que te vas a ver envuelto en algunas de las situaciones descritas, pero por si te quedas más tranquilo y decides contratar un un seguro de viaje revisa bien las condiciones antes de firmarlo.

Y recuerda que si necesitas un préstamo personal para cubrir los gastos de tu viaje o estancia, siempre puedes acudir a Monedo Now. Todo el trámite se realiza por Internet y podrás conseguir hasta 5.000 euros en tan solo unos minutos.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personalantes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.