Prueba el house sitting y vete de vacaciones gratis

Visualiza la imagen. Se acercan las vacaciones. Ya casi te ves en alguno de los destinos que tienes en mente para conocer. Consultas tu cuenta corriente. Vuelves a mirar, haces cuentas, pero no, con el dinero que tienes no puedes permitirte pagar el transporte y el alojamiento. Piensas que se acabó, que este año no te vas de vacaciones. Error. Hay una forma de tomarte unos días de descanso lejos de casa sin pagar alojamiento. Se llama house sitting.

Pensarás, qué se esconde tras ese término inglés. Es muy sencillo, consiste en alojarte en casa de otra persona a cambio de cuidarla. Esta opción es la ideal para aquellas personas que quieran irse de vacaciones prácticamente gratis. El desembolso que tendrás que hacer es el del transporte. Quédate también con los términos owner, que es el dueño de la casa, y sitter, que se refiere al cuidador.

house sitting

A diferencia de lo que ocurre con el intercambio de casas, aquí no tienes que ponerte de acuerdo con nadie para que justo quiera venir a tu ciudad en las mismas fechas que tú quieres visitar la suya. Con el house sitting los dueños de las viviendas buscan que la persona que se aloje en su casa la cuide para evitar robos mientras están fuera. También puede que tengas que encargarte del mantenimiento del jardín o de las mascotas de la casa. Es una buena idea para aquellos que no quieran dejar su casa sola durante largas estancias de tiempo. Así que si eres de esos, también te puedes plantear hacerlo con tu vivienda.

Más ventajas del house sitting

El house sitting también te servirá para ahorrar en gastos en tus vacaciones. Al disponer de una cocina podrás gastar menos en comer fuera ya que puedes cocinar en casa. Y si en vuestra familia os estáis planteando tener mascota, es una buena oportunidad para convivir con un animal unos días y descubrir si estáis preparados.

Al igual que ocurre con el intercambio de casas, hay páginas web especializadas en el house sitting donde podrás buscar el alojamiento que más te convenga y de paso leer algunos consejos por si eres novato en esta práctica.  En muchas de ellas tendrás que registrarte y en algunas incluso pagar una pequeña cantidad de dinero. Por ejemplo, en Trusted Housesitters tendrás que desembolsar 89 euros al año. Si eres sitter, pagarás 20 dólares anualmente en Mind my house, mientras que para los owner es gratis. Esto son solo dos ejemplos de las más conocidas, pero con una rápida búsqueda en Internet encontrarás varias más.

Ya ves que con el house sitting te ahorras una buena cantidad de dinero ya que el alojamiento suele ser de lo más caro de las vacaciones. Si aún así, tu cuenta corriente te sigue diciendo que no está como para pagar el transporte, no renuncies a unos días de descanso. Puedes pedir un préstamo en Monedo Now y tendrá la cantidad que necesites a los pocos minutos en tu banco. Tendrás la oportunidad así de conocer cómo se vive en otro lugar del mundo y prácticamente gratis.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.