Trucos para volar más barato

Volar barato no es utopía, aunque lo parezca. Cierto es que siempre hay alguien que conoce a alguien que encuentra billetes de avión más baratos de lo que jamás hayamos visto nosotros, pero a lo mejor la cruda realidad es que no sabemos buscar. O no estamos dispuestos a volar en las horas menos apetecibles. O evitamos las escalas. Pero quien algo quiere, algo le cuesta. Y se puede encontrar un vuelo al mejor precio, sin renunciar a ciertas comodidades, con estos sencillos trucos que ofrecemos en el siguiente vídeo de Monedo Now.

1. Usa el Stopover para volar barato: fundamental. ¿Que qué es? Pues ni más ni menos que una escala, que sea superior a 24 horas en vuelos internacionales o de más de cuatro en domésticos. Lo suyo es que dure varios días y así, por el precio de un vuelo, podemos conocer dos destinos como mínimo.

Algunas compañías aéreas cobran suplemento por este parón, pero hay otras en las que son gratis. Por ejemplo, Turkish Airlines permite hacer stopover gratis en Estambul; Icelandair en Reykjavik, Japan Airlines en Tokio y Osaka, y Emirates en Dubai.

2. Utiliza siempre buscadores y comparadores de precios, como Kayak, eDreams, Momondo o Skyscanner, por citar algunos. Y establece las alertas de los vuelos que te interesen.

Una pista: un estudio reciente de Skyscanner desvela que el mejor momento para conseguir los billetes más baratos en España es siete semanas antes de realizar el viaje. Puede salir hasta un 10% más barato, según el informe. Otros, como Expedia, aumentan el plazo a 57 días. Aunque las compañías hacen bailar tanto los precios que oscilan incontables veces en mismo día de la mañana a la noche.

Trucos para volar baratoEn el otro extremo, la web Hopper apuesta por un plazo de hasta 15 días antes del vuelo para comprar billetes de avión baratos, mientras que Hobica recomienda esperar al último minuto para conseguir los billetes al mejor precio. Eso sí, en lo que todas parecen coincidir es en recomendar comprar una oferta si nos parece buena sin dilación, porque lo que pase una hora después no podemos saberlo. Y lo que también parece claro es que enero y noviembre son los meses más baratos para volar, frente al encarecimiento de los precios en julio y agosto. En España, claro.

3. Amplía miras: si no queremos un destino (no te pierdas estos cinco lugares Patrimonio de la Humanidad) y unas fechas concretas, encontrar gangas está chupao. Tanto, como ir a la sección de ofertas de las distintas webs de viajes. Igual no era el destino que teníamos pensado, pero oye, por 40 euros ida y vuelta bien vale escaparse un fin de semana del rutinario y mundanal ruido.

Y si el destino sí importa y tenemos ‘flexibilidad de fechas’ (como cuestionan en algunas plataformas), todo es plantearse volar un martes o un miércoles, que por norma general, si no hay eventos de por medio, son los días de la semana más baratos para volar (frente a los viernes y los domingos, que son los más caros). En este sentido, en el peor de los casos siempre podemos mirar aeropuertos cercanos al sitio al que queremos ir, valorar invertir un poco más de tiempo y hacer parte del trayecto por carretera. Dependiendo del lugar, el día y la estación del año, por una hora más de viaje podemos ahorrar hasta el 50% del billete ‘original’.

4. No descartes los paquetes: algunos sitios como Waynabox ofrecen fines de semana en alguna ciudad europea por 150 euros, que incluyen los billetes de avión de ida y vuelta y dos noches de alojamiento. Eso sí, el destino es sorpresa hasta 48 horas antes de emprender el viaje (para que nos dé tiempo a preparar la maleta con la ropa adecuada, no sea que nos plantemos en mangas cortas en Berlín en pleno mes de enero).

Pero sobre todo, revisa siempre las webs de las compañías aéreas antes de adquirir nada en ningún otro sitio. Nunca se sabe dónde encontraremos el billete de avión más barato. Por lo demás, solo nos queda desearte feliz vuelo y buen viaje.

*Por favor, ten en cuenta que el contenido de este post no constituye asesoramiento financiero. Te recomendamos que consultes a tu asesor financiero personal antes de aplicar cualquier consejo o recomendación que figure en este post.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Tagged in: